Que dicha haber nacido guerrera y rebelde, arriesgada e impulsiva.

Que dicha no temer ser yo incluso con quien debería ser más prudente, más pacífica, más consciente.

Que dicha saber levantar la voz, defender mi ideales con uñas y dientes, no ser sumisa ni agachada, ni ser aquello que desea la gente.

Que dicha saber mandar a la mierda, maldecir cuando me plazca, hacer el ridículo si quiero sin miedo a ser señalada.

1

Que dicha vivir a mi modo sin temor al qué dirán, hacerme la ¨oídos sordos¨ a las críticas, señalamientos y a las estupideces que sueltan aquellos que juzgan la libertad.

Que dicha saber extender mis alas y no temer a volar. Tropezarme, caerme, enredarme pero nunca, nunca rendirme. Tener más agallas que muchos otros. Saberme rascar con mis propias uñas, buscar medios, avanzar, saber empacar mis maletas y marcharme de donde no me quieren. Empezar desde cero, ser una valiente aventurera, darme el lujo de fracasar sólo porque quiero más experiencia.

Que dicha estar hecha de hierro por fuera, no permitir que nada ni nadie me hiera.

1

Saber cuánto valgo y merezco y no aceptar menos de ello. Saber entregarme completa, ser loca, tan loca que a veces nadie me entienda pero en esa locura mía está mi verdadera esencia, que dicha no renunciar nunca a ella. Saber perder y disfrutar como nadie mis victorias, aplaudirme yo misma y no necesitar que alguien más lo haga.

Que dicha ser independiente, respirar libertad por doquier, vagabundear por ahí pero saberme estacionar cuando alguien lo habrá de merecer.

Que dicha saber a quién entregar mi corazón y a quien sólo mis caricias. Disfrutar del amor en su plenitud, de un beso, un orgasmo y una deliciosa taza de café. No soñar para vivir sino vivir mis sueños. QUE DICHA SER UN MUJERÓN que sabe expresar su sentir, que cada mañana se levanta y va en busca de un mejor porvenir. Que no se estanca, que siempre avanza y persigue todo aquello que los demás han de temer.

por-que

Que dicha ser esta mujer que soy con miles de defectos y virtudes. Que sonríe, que llora, se quiebra y se reconstruye sola. Que dicha saber ser feliz en soledad pero también en compañía. Tener bien marcada mi personalidad y no cambiarla por nadie.

Que dicha ser yo y no la copia de alguien más. Ser auténtica, ser diferente y ser simplemente como a mí me plazca. Que dicha ser feliz por mí y no por alguien más.

Que dicha ser una mujer de hoy que no es princesa… sino UNA GUERRERA.

Autor: Stepha Salcas

Derechos de Autor.



     Compartir         Compartir