El aprendizaje y conocimiento es algo por lo que luchamos toda la vida,

Pero quisiéramos ser, unos completos analfabetas,

 Cuando nos damos cuenta que a veces duele, y de qué manera duele…

water

Es un dolor de oídos, aturde…

Suena como el fuerte azotar de una puerta,

Así te fuiste, así aprendí que no eras para mí.

Duele en la lengua y en la garganta,

Como un té amargo que no esperaste a que se enfriara para tomarlo,

Ese té que te lastima las cuerdas vocales, te quema la garganta, te ampolla la lengua,

Ampollas de esas que arden, como las  que salen cuando se te antoja algo.

Eso, es otro aprendizaje que me dejo tu partida,

Pues cuando terminaste de decir todo lo que había en ti,

Yo, quedé mudo, con mil gritos para ti, pero tenía quemada la garganta,

Las ampollas en mi lengua fueron por ese antojo de tu boca.

Pues ya conocía el sabor del último beso, ya nos lo habíamos dado antes.

sad

Pero no todo es drama, angustia y dolor,

El aprendizaje, también reconforta, purifica, calma, alivia.

Cuando aprendes a cerrar círculos, a levanta la cara y a limpiarte las lágrimas,

Te das cuenta de todo lo que que tienes y en realidad no sabías,

Todo lo que guardad para momentos verdaderamente especiales,

Cuando aprendes a perdonar, y sobre todo, te perdonas a ti mismo,

Purificas tu interior, tu alma,

Y tus ganas de vivir y la forma de ver la vida cambian, mejoran, evolucionan,

Hoy me tocó a  mí aprender a hacer fuego de las cenizas,

A sonorizar mi escenario con risas.

Aprendo cada día a limpiarme, a purificarme, a olvidarte.

 



     Compartir         Compartir