Heme aquí Estable diría yo, de pie después de algunas caídas. Lo mejor… ha dejado de importarme el que dirán,

Es cierto que unos años antes, tuve miedo, me sentí insegura, preocupada todo el tiempo por agradar a otros, haciendo lo mejor posible para no fallar, pero siempre angustiada e insatisfecha conmigo misma.  “Una reina del drama”  diría mi madre.

 

Pareciera que al destino le encantaba ponerme en situaciones tempestuosas, relaciones conflictivas, intensas, pero desgastantes. Pronto me di cuenta que todas mis decisiones mal tomadas,  obviamente tenían reacciones desastrosas,comocírculo vicioso, cayendo siempre en los mismos errores. Hasta que llego un día que me aburrí de todo y dije “Basta” había llegado el momento de cambiar

 

Después de haber tomado la decisión, las cosas comenzaron a tomar su rumbo, entendí que preocuparme no valía la pena, e intentar cambiar a los otros era una pérdida de tiempo.

tonta jamás

En estos meses no ha faltado que se acerque a mí, el típico chico que no sabe que quiere  en la vida, pero en vez de ocuparme en intentar cambiar su perspectiva como lo hacía antes  o ponerlo en su lugar como sugieren todos, decidí simplemente, no angustiarme y con sutileza darle la  vuelta.Hay quien confunde mi amabilidad con ser una tonta, lo cierto es que al día de hoy, mis ideas son mucho más claras, prefiero darle prioridad a quien la merece y dejar ir a quien no me aporta nada.

 

No, por supuesto que no soy tonta, simplemente he aprendido a decir “No“  sin romperme en mil pedazos;sin quedarme a hacer un drama. Si sé que algo o alguien me lastiman, no comienzo una guerra para desenmascarar al culpable, simplemente, sin perder tiempo ni energía, me voy. Al toro por los cuernos, la decisión de complicarnos la vida la tomamos nosotros mismos.

La verdad es que ya ni siquiera  guardo resentimientos, y no,no por ello soy tonta, prefiero no guardar rencores, pero por supuesto, me basta una sola vez para aprender de ellos.

 

No, en definitiva, no soy tonta, pero sigo confiando.  No por haberme cruzado en el camino con un par de malos ejemplares, voy a encasillar a la humanidad entera como un caso perdido.  Es solo cuestión de tener cuidado.

Hoy a mis casi 27 años, he aprendido a dejar que la vida fluya, he decidido estar tranquila conmigo misma, bajo mis propios métodos, a mi manera. Ya no me angustio, ni me complico, tan solo vivo.

Si, sé que algunos piensan que soy una tonta; tal vez tengan razón, pero si he de serlo, soy al menos, una tonta feliz, alejada del drama y trabajando duro por  mis sueños.

 

Escrito por: Laura He.



     Compartir         Compartir