Me revuelvo el cabello, sacudirme me hace sentir que vuelo, la ligereza de mi cuerpo me deja flotar y entonces lo veo, aunque parezca perfecto, aunque se muestre como el sentimiento más bello termina siendo veneno, me mata saberlo, yo estaba llena de amor y hoy no encuentro razón perdida en el silencio que me causa este deseo. Suave impulso, tremendo suceso, equivocarse no es barato pues me ha costado desde al alma hasta el suelo, no pensé en el futuro, me gustaba vivir al momento y hoy no hago más que pagar el precio; agua en los ojos… Lágrimas que no acaban, lágrimas en vano caen sobre el suelo y de nada me sirve el desconsuelo. Lo hice mal debo aceptarlo, debo de enterrarlo en el pasado.

Te miro y lo confieso, no hay razón para ocultarlo porque igual ibas a saberlo, quise probar de aquello que me era innecesario pero como siempre pasa: una vez que se vuelve inalcanzable ese deseo prohibido me llama a la puerta y yo salgo a buscarlo. No hay sorpresa, así llegaste tú también, no hay decepción en tus ojos pero si veo resignación, prefieres irte y lo entiendo, no es que no me duela pero hasta yo creo que es lo mejor. No hay ser fiel que siga su convicción, no hay ser impecable que goce de un camino sin baches, no hay muchos como yo que aun sabiendo el error intentan no repetirlo. Sé el daño que causo y cada vez que sucede yo me comprometo a no herir pero el deseo no es opcional, estoy obligada con mi personalidad, debo ser como soy y no hay porque cambiar. tumblr_mzfcwtxYma1t38crgo1_500

Un ligero desliz y eres infeliz, lo comprendo, no puedo ser diferente porque no quiero, puedes irte para intentar no herirte a mi lado, esta bien así el tiempo y el capricho me dejaran superarlo. No puedo culparte por cuidar tu corazón, he dado ese tropiezo pequeño que me tira sin compasión hasta lo más profundo del suelo que pena para ti aunque es peor para mí. Conozco las consecuencias del error porque no es la primera vez que sucede, no me olvides si te vas, no te quedes si no puedes, deja que se vaya ese miedo, dejaré que se vaya cuando cruces por la puerta.



     Compartir         Compartir