Nos miramos y con esas miradas pretendimos jurarnos amor, que bella ilusión imaginamos un día, pensándonos lo suficientemente capaces de poder realizar ese sueño compartido; amarnos todo el tiempo en base de respeto, compromisos y su realización. Pero no fue más que eso; sólo una simple ilusión a la que no le pusimos la suficiente atención.

Nos besamos y entre nuestros labios fijamos un plan acertado, entre cada pausa de ese beso y cada respiración acordamos siempre responder a nuestras preguntas.

Este día nos presenta nuestra prueba máxima, no puedo seguir mirándote sentado, allí, tan sólo callado esperando a que yo comience a dialogar para darte las palabras que necesitas.

No puedo seguir con esta farsa a la que le pusimos amor, no me parece sensato que hoy que te cuestiono acerca de tu amor hacia mí, no tengas palabras y no puedas cumplir con nuestra promesa.

Yo nunca pedí que te fueras, que no respondieras a las cosas que no les tengo una respuesta. he llorado con todo mi dolor, también te he amado con el alma y es ella quien me deja saber cuando ya termino la ilusión, porque deje de creer y yo no soy culpable, realmente quiero hacerte parte de mi dolor, para hacerte saber donde estas siendo parte de mi error.

Sin una razón más que mi torpeza, veo como me engañaste, sufro por haber sido parte de este olvido que nos dejó sin amor. Ese beso que un día nos dimos se acabó, ese beso que un día fue un símbolo de nuestro pacto amoroso; hoy arde en mis labios.

3922

Pobres de nosotros que no fuimos atentos a nuestras pequeñas demostraciones de indiferencia, era tan bello todo lo que hace tiempo imaginamos, me encantaría que tuviéramos la fuerza de hacer realidad lo que pensábamos, pero ya que las cosas no son así, no nos queda nada; sólo mirar nuestras lágrimas que reflejan el dolor impotente que sentimos.



     Compartir         Compartir