Sabes, puedo notar con tus actos que te asusta un poco mi personalidad, creo que hasta cierto punto te incomoda mi forma de actuar, quizá es la seguridad con la que hablo, o tal vez, mi manera de pensar, pero déjame decirte que aunque con toda el alma te quiero, no puedo ni quiero cambiar.

Tengo que aceptar que lo nuestro no da para más, quise pensar que encontraríamos la manera de acoplar nuestros caminos, que encontraríamos la forma de enamorarnos cada día más, y sin embargo no ha sido sencillo lidiar con tu inseguridad y con tu miedo absurdo a mi éxito , a mis capacidades, a todo lo que puedo lograr.

Que difícil se me  hace quererte tanto y que en ti pese más lo que digan los  demás, no sé cómo ni cuándo, pero lo cierto es que  olvidaste nuestra promesa de que nuestro mundo perfecto sería siempre nuestro hogar.

Me dices que te sietes olvidado, que dedico mucho tiempo a mis proyectos, a mi trabajo, a mis anhelos, que es momento de poner en una balanza lo que quiero y decidir si te tomo te pierdo.

mujer como yo

Lo siento mucho amor mío, pero no puedo dejar de lado mis sueños, ni todos los planes por los que he luchado siempre, y aunque me duele, creo que prefiero perderte antes que perderme.

Creo que al final no me quieres tanto como dices, pues si tu amor fuera real, no me pedirías elegir un camino para tomar.

La verdad me duele mucho que me pidas que renuncie a los  planes por los que he luchado tanto, te juro que llegue a pensar que eras el indicado, que a tu lado podría conjugar a la perfección mis sueños y el amor, creí que a tu lado había logrado la felicidad.

janine-deceased-groom-wedding-photoshoot-del-sol-matt-addock-2

Que equivocada estaba o quizá, como decía mi querida Chávela Vargas

No hay nadie que aguante la libertad ajena; a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre, ese es el precio que tienes que pagar: la soledad”.

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 



     Compartir         Compartir