Sé que parezco ser una chica de sentimientos duros, de esos que son difíciles de perpetrar, sé que parece que nada me duele, pero la verdad es que soy mucho más sensible de lo que suelo aparentar.

Lo que no entienden es que este es mi escudo, mi manera de salir ilesa de este loco mundo de irracionalidad, en donde tal parece que a los demás les da igual el daño que puedan causar, en donde las mentiras, la falta de sonrisas es parte ya de la rutina.

Les cuesta comprender, que más de una vez me ha tocado caer, tocar fondo, sufrir y aprender, ya me ha tocado desilusionarme, desengañarme de quien creí que me quería de verdad, y ahora , con este escudo de frialdad, evito volver a salir lastimada, me evito volver a llorar.

hielo

Esta de más explicar que no siempre fui la mujer que ahora soy, y aunque no lo parezca, tengo tantas ganas de volverme a enamorar, de encontrar a ese alguien que me invite a volar, no es que tenga miedo a volver a entregar el corazón, pero sin duda soy más astuta cuando es momento de elegir con quien me complico la vida, con quien comparto el tiempo, a quien le dedico mis pensamientos y mis risas.

Y es que , cuando me vuelva a enamorar, no será como lo he hecho antes, la siguiente ves que me enamore, será de alguien que me sepa valorar, de quien sepa derretir el hielo, de quien sea fuego para evaporar cualquier duda, cualquier miedo.

Sé que puedo parecer una princesa de hielo, pero en fondo de mi alma se esconde un cálido fuego.



     Compartir         Compartir