No supiste valorar a la mujer que estaba a tu lado a pesar de todo y de todos.No supiste valorar el amor verdadero que sentía por ti y lo que cada día hacía por ti para que siguieras a mi lado. Pero, preferiste quedarte con las estrellas que quedarte conmigo, con la luna.

Así es esto, o tomas las estrellas o tomas a la luna. No es que la luna sea mejor que las estrellas, pero ella es única, ella podrá entregarte lo que las estrellas jamás podrán. Si, las estrellas tal vez se reúnen en cantidad y la luna es solo una. Si, tal vez te llamaron todas a una sola voz, te convencieron y preferirte pasarte a visitar a cada una de ellas sabiendo que con la luna al aceptarte con ella te quedarías. Tal vez fue miedo el pensar en quedarte con una sola mujer y tomar un verdadero compromiso; tal vez me amabas de verdad pero el miedo de equivocarte pudo más. Yo no mentía al decir que contigo quería pasar el resto de mis días, porque mi amor era sincero y aún lo sigue siento. No, jamás te dije una palabra de más y jamás tuve miedo al fracaso ni mucho menos a tomar un compromiso a tu lado.

Te fuiste, yo no podré hacer nada. Lo único que puedo hacer es borrarte de mis recuerdos y seguir mi camino; encontrar a un verdadero hombre, a alguien que sea capaz de entregarme su corazón sin miedo que lo detenga; un hombre con valor, valiente y dispuesto a ofrecerme sus días enteros. Lo único que puedo hacer es cerrarte las puertas de mi alma para que no se te ocurra regresar y aceptar tus errores, ya cuando sea demasiado tarde.

Te fuiste para disfrutar de cada una de las estrellas, perdiste a la luna y no miraste hacía atrás al momento que te alejabas de ella. Te fuiste para poder disfrutar tu vida y no defenderla por nada ni por nadie, mucho menos por mí. No pude conveniente con lo más sincero que alguien pudo haberte entregado, si así no lo hice ahora sé que jamás lo lograré. Te has ido y no quiero que vuelvas más; no quiero que vuelvas cuando las estrellas se hayan acabado, cuando ya no tengas a nadie más a quien visitar. La luna será eterna, ahí permanecerá, pero no estará esperándote nunca más. Tuviste tiempo para reflexionar, para cambiar tal vez de opinión, pero no te importó. Nada puedo hacer ya.

La vida seguirá su curso y tu seguirás tu camino. Decidiste por una cantidad que por una mujer única y puedo asegurarte que no encontraras a una igual que ella, la perdiste y aún no puedes darte cuenta, aún no puedes darte cuenta que está apunto de alejarse de ti y tú ya no tendrás la oportunidad de tenerla en tus manos de nuevo. Cubre tus ojos la próxima vez que vuelvas a toparte con ella para que no interrumpa tu camino por las estrellas…



     Compartir         Compartir