Si tan hombre crees ser con cada cosa que haces, porque entonces no le dices que estas haciendo las mismas cosas con mujeres distintas, porque es claro que estoy yo en primer lugar y después esta alguien más. No hace falta que yo lo diga, no hace falta que me lo digas, sé muy bien que haces cosas a escondidas, que te esfuerzas mejor con ella más que conmigo, ella agota tu energía y llegas con el resto para mí, lo noto; lo dicen esos ojos… No sé que me hace pensar que soy el primer lugar, no sé que me hace pensar que soy especial.

Así que te duele más que lo sepa ella… No me pidas que guarde el secreto pues de cualquier manera y en cualquier manera también se dará cuenta, pues así somos las mujeres y por su bien espero que no sepa ella de mí, ojalá sea como dices, que no se lo imagine, que no sepa nada porque si me entero de lo contrario disfrutaré mucho su rostro cuando le diga que tienes más tiempo conmigo que con ella, que ella no es suficiente ahora y no lo será después; que así como te estás aprovechando de mí lo harás con ella porque el hombre que lo hace una vez es sólo para enseñarse a hacerlo. 

No será la única eso lo tengo casi tatuado, no habrá un regreso por sí las cosas te salen mal, no hay piedad para las cosas que haces, olvídate de mí, olvídate de cada momento que pasamos juntos porque ahora entiendo que nada de eso vale la pena ni para almacenarlo en mi cabeza porque ahora entiendo que nada de eso fue ciento, que nada ha sido realidad pues de serlo no hubieras buscado a alguien más. 

Dicelo tú y déjame ver mientras lo haces, quizás te disculpe, tal vez libere mi cuerpo del odio que me dan las cosas que has hecho. ¿Porque no la buscas y sé lo dices de una vez? Quizá vaya yo le meta ideas aunque lo más probable es que yo misma me la haga amiga y le haga creer que la amas, que no hay nada mejor que tú para que cuando se de cuenta de la basura que ofreces caiga hasta el suelo tal y como me siento yo ahora



     Compartir         Compartir