¿Por qué será que ya nadie valora el amor como antes? ¿Dónde quedaron las cartas y los recados de amor, las llamadas por teléfono en las que ninguno quería colgar, las salidas sin planear, el llegar a su casa de sorpresa, sin que le hubieras mandado un WhatsApp o sin ponerse de acuerdo por Facebook? Todo se ha vuelto tan fugaz… los amores duraderos se están acabando.

A la gente actualmente sólo le interesa divertirse, pasar un buen rato y nada más, sin compromisos, sin entregarse. Cada vez menos encontramos relaciones serias donde cada miembro de la pareja arriesgue todo por el otro.

¿Qué les pasó a los detalles que se hacían a la antigua? Ya nadie manda flores ni recados. Antes, cualquier pretexto tonto era válido para estar con esa persona especial. Hoy, cualquier pretexto es bueno para dejar de verse.

Por todo lo anterior, déjame proponerte algo. ¿Qué tal si, en vez de que se la pasen todo el día mensajeándose en Facebook, vas a su casa y la sorprendes con tu llegada? Hazlo, aunque no hayan planeado nada, incluso aunque ella no tenga tiempo de verte, sólo para que sepa que le importas y que tuviste ganas de ir a visitarla.

¿Qué tal si, en vez de darle likes en sus fotos de perfil, le dices lo hermosa que está en persona, para que sepa que la valoras y que te gusta?

Cuando hayan salido a comer y ella se la pase viendo su teléfono, ¿qué tal si le robas un beso para que deje de prestarle tanta atención a su aparato?

¿Qué tal si en vez de mandarle un WhatsApp para preguntarle cómo estuvo su día, vas a su casa y se lo preguntas en persona?

¿Qué tal si salen a pasear al parque, al zoológico, a tomar una cerveza, a comer algo sabroso, a estar en compañía uno de otro? ¿Qué tal si, al salir, olvidan sus celulares en casa?

¿Qué te parece si le dices que la amas y se lo demuestras haciéndole el amor apasionadamente?

¿Qué te parece si le propones que tengan, aunque sea un poquito, un amor a la antigua?



     Compartir         Compartir