Tener una pareja con sus propias razones para mantenerse motivada, no te hará la vida más fácil, pero sí te hará la vida mejor.

Contrario a lo que muchos quisieran creer, las personas no somos tan diferentes entre sí. Sí, venimos de diferentes culturas, tenemos diferentes valores y hemos aprendido diferentes lecciones de una variedad de situaciones. Aun así, el razonamiento detrás de todo eso es, más o menos, universal.

Hay una multitud de personas con diversas personalidades: algunos con una clara idea de lo que quieren en la vida y tienen el empuje para lograrlo; otros que saben lo que quieren de la vida, pero no pueden encontrar una buena razón para perseguirlo; y otros que no saben lo que quieren, o no les importa.

2

 

A nadie le gustaría encontrar una pareja con la que te sintieras opacada, sin embargo, es algo que se puede convertir en una gran fuente de motivación, porque asumámoslo, todos necesitamos un poco de motivación ya que una de las cosas más difíciles en la vida es encontrar una buena razón para hacer aquellas cosas poco placenteras.

Trabajamos en empleos que no nos gustan; asistimos a clases a las que no queremos atender; hacemos proyectos que nos parecen un absoluto sinsentido. Comemos comida que sabemos es buena para nosotros, pero que no sabe tan bien como las grasas y los carbohidratos y azúcares. La mayoría del tiempo entendemos qué es lo mejor para nosotros, y aun así nos permitimos sucumbir frente a decisiones que están alejadas del ideal.

3

 

Cualquier individuo puede elegir tomar las decisiones correctas; la mayoría simplemente no lo hace.

Tener una pareja con ambiciones y con independencia en la motivación no hará que tu vida sea más sencilla, pero sí la hará mejor. ¿Por qué? Es simple: La competencia amistosa no ha matado a nadie; la competencia de pareja funciona de maravillas. La competencia, se ha comprobado en repetidas ocasiones, beneficia a los involucrados. Incluso a aquellos que no están conscientemente compitiendo. La competencia saludable nos da otra razón para empujarnos a nosotros mismos y lograr cosas más allá de nuestros límites. Nos hace, literalmente, luchar por lo imposible.

4

 

La vida puede ser increíblemente difícil algunas veces. A menudo sentimos más incertidumbre que certeza de estar pisando terreno sólido. Es bien sabido que la vida te arroja ciertos golpes de vez en cuando, y tener a alguien en tu vida que suavice esos golpes puede hacer una gran diferencia.

Una persona con ambición es una alguien que cree que su vida ideal es posible. Si no creyese que fuese posible, no intentaría perseguir aquella visión. Ver en tu pareja la esperanza que tiene en sus habilidades para crear la vida que ella desea te ayudará a encontrar esperanza cuando estés en la oscuridad. Cuando llegue el momento, estarás lo suficientemente fuerte como para devolverle el favor.

Porque no hay mejor sentimiento que el estar orgulloso de la gente que amas. Es por esto que las relaciones de pareja son tan increíbles. Sí, compartimos el dolor y el sufrimiento que experimenta nuestra pareja, pero también el goce y la felicidad.

6

Una persona determinada es más que simple inspiración, fuente de motivación y fuente de orgullo. Ella te dará una dirección. Los individuos determinados tienen un claro entendimiento de dónde están dirigiéndose en la vida. Puede que no sepan con certeza dónde estarán dentro de 10 años, pero sí tienen muy claro dónde quieren estar dentro de tres o cinco.

Cuando tu pareja sabe hacia dónde está yendo, y planean compartir la vida juntos, su dirección se transforma en parte de la tuya. Por supuesto, tendrás tus propias metas y sueños, pero si la relación es compatible, tu increíble y determinada pareja te mostrará exactamente dónde quieres ir. Y lo mejor es que ella liderará con su ejemplo.

 

 

Visto en Elite Daily & Imágenes de We Heart It



     Compartir         Compartir