Sé bien que cuando estamos enamorados, poco pensamos en las consecuencias de  nuestros actos, nos bastan las palabras y las miradas para volver a confiar, para creer que una persona puede cambiar.

Lo peor del asunto es que muy en el fondo, allá en donde ocultamos a la razón, sabemos a ciencia cierta cuando el amor no es amor, es solo un espejismo de lo que deseamos, de lo que soñamos, de lo que antes fue y hoy ya no.

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, y yo creo que tienen razón, pues en este caso, lo único seguro que tenemos es el desenlace, ese final que sabemos que  tarde o temprano llegará.

no vuelvas a confiar

Creo que esa es la razón principal para no volver a cometer el mismo error, pues alguien que te lastimo en el pasado, no merece tu perdón, ni segundas oportunidades para volver a lastimar tu corazón.

La realidad es que, si alguien  en el pasado te pago mal, lo mal seguro es que te vuelva a fallar.

Debes pensar muy bien antes de  volver a confiar, pues no creo que sea tu deseo volver a pasarla mal…

Así que lo mejor será, imponer tu dignidad y amor propio, ante lo que sientes por alguien más.

Abre bien los ojos, elige bien a las personas que te han de acompañar, no cometas el error de confiar en quien no es digno de tu confianza, no gastes tu cariño en quien no sabe amar…

desconfianza

No seas impaciente, ya verás que el día menos pensado, la persona adecuada llegará, ese alguien que te cuide, que te regrese el amor en la misma medida en que tú lo das.

No te precipites, ni te aferres a un pasado que te hizo mal, mejor cierra el ciclo y confía en que las cosas buenas a veces tardan en llegar, pero sin duda llegará.

 



     Compartir         Compartir