Estamos acostumbradas a escuchar una mujer es más débil que un hombre. Estamos acostumbradas a ver como la mujer es la que siempre sale más dañada después de terminar una relación amorosa. Estamos acostumbradas a ver como la mujer es más sensible que un hombre en cualquier aspecto. Estamos acostumbradas a ver que la mujer es la que cuida a los hijos, la que hace la comida, la que atiende al hombre y la que se queda en casa para el aseo.

La mujer juega un papel más allá de ser la persona quien se encarga del cuidado de los niños y de la casa. La mujer es la que mantiene siempre la unión en una familia, es la que sabe como se deben administrar los gastos. La mujer no debe depender porque la mujer que depende de un hombre siempre pierde el control de sí misma, porque siempre es ella quién queda al final y pone por delante a el hombre que esté a su lado. La mujer no debe depender del hombre porque en este tiempo ya se ha comprobado que la mujer tiene las mismas capacidades de un hombre, es fuerte (cuando se lo propone), es inteligente, es capaz de llevar alimento a un hogar entero sin tener que estar atenida al dinero de un hombre. La mujer es capaz de ser una mujer profesionista porque tiene la misma capacidad intelectual que un hombre, no es cierto que existen carreras que solo fueron echas para los hombres, no es cierto que las tareas domesticas y el cuidado de los niños solo pertenece a la mujer porque el hombre tiene las mismas capacidades para poder hacerlo también.

Miles de mujeres han sido abandonadas por su pareja en diferentes situaciones. Algunas han sido abandonas por el hecho de haber quedado embarazadas y por cobardía el hombre prefirió huir que enfrentarse a sus responsabilidades. Algunas otras han sido abandonadas después de años porque el hombre muchas veces se ha sentido “enfadado”, “arto”, “desanimado” por la mujer que tiene a su lado poniendo pretexto como ‘ya no eres la misma’, ‘ya no te arreglas como antes’ y muchas excusas más. Todas esas mujeres que han sido abandonas por los hombres han podido salir adelante con su familia, han podido llevar alimento a sus hijos, techo, vestido y comida. Una mujer es valiente y no teme el enfrentarse a miles de situaciones porque siempre hay algo que la motiva, porque sabe que puede y tiene confianza en sí misma.

Una mujer sabe como defenderse a pesar de que hay muchas mujeres en el mundo que han sido segadas por hombres injustos que suelen pintar un mundo color de rosa para ellas sacándolas de su realidad y de su dominio propio. Hay mujeres haya afuera que por un tiempo estuvieron bajo el dominio de un hombre por miedo, por golpes que con cobardía el hombre ha sabido manipularlas, pero muchas de esas mujeres también han entendido lo valiosas que son y se han quitado el miedo a ser independientes, a despertar y dejar a un hombre que no sirve para nada más que para estorbar en la vida y arruinarla. Hay mujeres haya afuera que viven feliz sin tener que depender de un hombre.



     Compartir         Compartir