Todos tenemos complejos y a pesar de que veas a aquellas personas que te inspiran y que piensas que su vid es perfecta, detrás de su rostro y su sonrisa existe algún complejo, existen problemas que los lastiman porque nadie estará a salvo del dolor, de los problemas y angustias. ¿Entonces? No vale la pena anhelar otra vida porque piensas que lo tendrás todo y dejarás el sufrimiento detrás. ¿Por qué eres tan duro contigo mismo? Siendo de esta manera te lastimas aún más, te lastimas y no permites amarte, quererte y ser feliz por algún momento. Deja ya de sentir ganas de dejar tu vida y desear la de alguien más. No vale la pena.

Todos así como tenemos problemas y cosas que nos han lastimado a grado de dejar cicatrices dentro de nosotros y que nos recuerdan las malas rachas por las que hemos tenido que pasar. Pero todos también hemos probado la felicidad, nos hemos topado con personas y circunstancias que nos han llevado un poco de felicidad a nuestras vidas.

La mayoría de las personas no estamos conformes lo que la vida nos ha entregado, tenemos muchos complejos que nos llevan a despreciar características de nosotros mismos. Buscamos cambiar lo que somos, desde nuestra apariencia física hasta segur pensamientos e ideales que no nos pertenecen y prácticas y hábitos solo por pensar que al tenernos podremos ser aceptados en círculos sociales. Nuestras ganas de sobresalir y ser aceptados por los demás nos pueden llevara dejar de ser fieles a nosotros mismos, pensar en lo que realmente queremos y pensar en todas esas cosas que de verdad nos harán feliz y que de hecho ya tenemos en nuestras vidas pero nuestras mismas ganas de ser alguien más no nos permiten ver las cosas que ahora ya tenemos y pueden hacernos tan felices como las cosas que anhelamos pero que no tenemos en nuestras vidas.

Tenemos que aprender y es necesario que aceptemos lo que somos, tal y cual somos, y que sobre todo no pretendamos nunca el ser como alguien más, tener lo que ellos tienen. Dejemos de estar venerando a personas mientras nosotros mismos echamos basura y nos escupimos con criticas fuertes, es mejor levantarnos cada mañana pensando en lo geniales que somos, en todas esas cosas y dones que tenemos que no todas las personas son capaces de tener o hacer. Pensemos cada día en las cosas positivas de nosotros mismos e intentemos deshechas todas esas cosas que nos entristecen y todas esas cosas que nos hacen sentir negativamente con nosotros mismos. Desechemos todas esos pensamientos que nos hacen sentir mal con nosotros mismos y comencemos a luchar y ser mejor cada día pensando en todas las cosas positivas que tenemos, todas esas cosas que nos gustan de nosotros mismos, y si aún tú no sabes lo que te define y todas esas cosas buenas que tienes en ti, tanto físico y en el interior, entonces tomate un tiempo y haz una lista de todas esas cosas que te definen, claro, incluye las cosas negativas que tienes o piensas que tienes en ti. Comienza a depurar esa lista. Observa con detenimiento la parte negativa y ponte a pesar como resolverlo, como trabajar para quitarla de ahí y colocarla del lado de tus cosas positivas.

Es necesario observar lo que somos, ambas partes, pues muchas de las personas que han triunfado han tenido que luchar duro por obtener lo que tienen. Hasta la mujer u hombre que tienen el cuerpo más perfecto del mundo su trabajo les ha costado , así que no te desanimes, al contrario lucha por tus sueños y quererte todos los días sin pensar en destruirte, es mejor entregarte amor y trabajar por cumplir todas tus metas.



     Compartir         Compartir