A lo largo de los años por muchos cambios que se tengan en cuanto a la liberación femenina y la igualdad de géneros, los roles de las chicas aún son muy distintos y notorios, pues seguimos siendo sexistas y aun creemos que el ideal de toda mujer, es realizarse en el hogar, tener una casa llena de alegres niños corriendo por todos lados, pero no siempre es así y para aquellas que deciden entregarse a su trabajo y a ellas mismas les sobran feos adjetivos calificativos como egoístas, cobardes entre otros, pero eso no es la realidad.

La maternidad no es para todas, unas desde pequeñas sueñan con serlo, otras juran que no está en su plan y el transcurso de su vida le hace cambiar de opinión, hay otras que no cambian de parecer y pasan sus días viendo por ellas, con ellas, buscan tiempo para ellas y su contexto es la familia el trabajo, los amigos y claro, la pareja, pero los bebes  no  llegan a esa familia de dos, y eso no las hace ni mejores ni peores mujeres, simplemente su plan de vida es otro.

baby

En lo personal puedo ver las dos caras, en mi familia, hay la mujer que siempre vio su futuro con hijos, su vida no estaría completa si no los tuviera, y hay mujeres que por cruel que suene un hijo les destrozaría su plan de vida, ambas son exitosas, ambas lograron sentirse realizadas con la manera en que decidieron llevar su vida, la primera, es completamente feliz entregándose a sus hijos, atendiéndolos, protegiéndolos, criándolos y enseñándoles lo que creé correcto para forjar chicos de bien, la segunda, es completamente feliz y plena al llevar su vida sin ellos, pues no se siente segura, ni con la capacidad de poder hacer lo que la otra hace, no imagina si vida, partida en dos o en las partes que hayan decidido por el número de hijos, no concibe la idea de poder educar y regir la vida de alguien más.

  

Lo anterior en lugar de juzgar es digno de admirar, pues hay muchas madres que se adentran en la aventura sin estar seguras, y no pueden con el paquete, no saben cómo hacerlo, ellas, lejos de cobardía es un acto consiente de lo que son o no capaces de hacer.

En lo que a mi concierne, es tan valiente la decisión de tener hijos como la de no tenerlos, un hijo cambia la vida por completo y el decidir jamás tenerlos lo hace por igual, para mi ambas requieren el mismo respeto.

free

Volteemos un poco la moneda, que pasa si juzgáramos fuertemente a la que siempre soñó con entregarse a sus hijos, será que el conformismo le ganó y no le permitió hacer otra cosa que vivir presa de su hogar esperando que el marido lleve la manutención de la casa, eso también podría y es juzgado, en resumidas cuentas, nunca se le da gusto a la gente, así que vive tu vida, disfrútala al máximo y que nadie te diga lo que te falta para ser feliz.

Lo que hace grande a una mujer, y lo que logra que tenga una vida completa, no son los hijos ni la falta de ellos, siempre definirá a una mujer la garra con la que sale adelante, con hijos o sin ellos, las ganas con la que vive su vida y las sonrisas que va arrebatando a la vida dejando al aire libre su hermosa esencia.

Una mujer es mucho más que ser madre o no decidir serlo.



     Compartir         Compartir