Me toca prestar un poco más de atención, no siempre lo que se busca es el amor y cuando menos se quiere allí esta, quiero luchar contra lo que siento, quiero luchar contra lo que ya no puedo hacer pero es obvio que no se puede nadar contra la corriente después de todo no soy un salmón. Ir en contra de todo lo demás es sencillo pero no puedo negar lo que hoy siento en mi corazón, busco un amor que no me de miedo, un amor que no me deje queriendo más y a pesar de eso hoy me da miedo esta sensación, me da miedo esta emoción pues parece que todo va enserio. El miedo a lo desconocido es normal, el miedo a lo que no se espera es comprensible.

Si se trata de vivir una vida llena de sorpresas, vivir sin razón; pues yo soy experta para eso. Estoy cansada de vivir así, dentro de mí crece un sentimiento que no puedo controlar, un sentimiento que no puedo negar, el enorme vació es llenado y me siento como una niña en navidad, que alguien me explique cómo se puede vivir siendo una chica ruda, una chica a la que nada le importa y hoy tener que ser una pequeña e indefensa enamorada. El amor debilita, el amor no te deja ser fuerte, pues te ciega y te deja con los sentidos en su máxima potencia, aunque por supuesto no hablo de la inteligencia o la coherencia. 

Si hoy te vas porque temes a mi personalidad, si hoy no estas porque desconfías de mí, entonces puedes irte, no importa que el amor hoy me deje en lo desconocido, no sé que es, no sé como se siente en verdad y no importa bien o mal por lo menos yo si lo intente, basta ver eso para poder seguir adelante pese al desastre. Yo no lo sé todo, no sé que pude lograr o si esta muy mal, arruine mi única oportunidad pero la vida no se acaba hasta que se deja de respirar. 

Yo todo lo que hice fue dar lo mejor, fue un error no salió como se espero, pero ¿Qué más da? Yo al menos lo intente, no puedo esperar a que me llegue otra oportunidad y entonces voy a demostrar de lo que puedo ser capaz.



     Compartir         Compartir