Hay fuerzas que escapan a nuestra comprensión, una de ellas es el amor, y muchas veces no podemos evitar preguntarnos si hay algo llamado “destino” si existe una mano divina encargada de mover los hilos de todo lo que existe, y como es que en ocasiones por más que uno se esfuerza para que las cosas salgan bien, todo termina convirtiéndose en una historia de tragedia.

Habrá muchos casos en los que sin duda se puede culpar a “alguien” de que no salieran las cosas como se planearon, muchas personas se meten el pie a sí mismas y arruinan sus relaciones, su trabajo o por completo su vida, pero yo no puedo decir que hallas tenido la culpa tú, no puedo encontrar un culpable a quien señalar, y sobre el cual descargar esta frustración, esta impotencia de ver como a pesar de nuestros esfuerzos nos tocó decir adiós.

Vivimos un sinfín de hermosos momentos, algunos divertidos, otros llenos de pasión, otros de tristeza, y alguno que otro conflicto, pero sin duda esta es la mejor historia de mi vida, a pesar de los sinsabores que alguna vez tuvimos, a pesar de que hoy no estamos juntos, no te quiero olvidar, no sé en qué actitud estés tomando esto, no sé si para ti sea tan valioso aquellos momentos como para mí lo son, no sé si al igual que yo, estés con la determinación de no olvidar nuestro tiempo juntos, solo sé que para mí, todo eso es invaluable, y que aunque para avanzar hay que dejar lo pasado atrás, quiero llevarte en mi maleta de los recuerdos siempre, aunque duela, eres alguien a quien no quiero, ni creo poder olvidar.

Te quise y te quiero, aunque estemos destinados a no ser, no queda más que culpar a este destino maldito, que nos condenó a vivir lejos uno del otro, a este momento de incertidumbre acerca del por qué no funcionó, de por qué tuvieron que existir circunstancias tan fuertes como para vencer a nuestro amor, quizás debimos darnos un tiempo, quizás no debimos terminar de tajo con este, pero cuando se pide tiempo es como desangrarse lento y por eso preferí decir adiós, adiós amor de mis amores, espero que siempre estés bien y si este destino aberrante algún día nos vuelve a unir, espero que tengamos en recuerdo fresco del amor que hoy aun siento, que toques a mi puerta y podamos continuar con esta historia a la que hoy me niego a escribirle el punto final,

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir