No voy a mentirte, ni voy a hacerlo conmigo, muchas veces he sentido la necesidad de llamarte, en repetidas ocasiones entro a las redes sociales con la esperanza de ver ese puntito verde que me diga que estas en línea, ese puntito verde que me hace pensar que en algún momento vas a decirme hola.

alone

Pero he sido fuerte, o quizá hipócrita con mis sentimientos y los he reprimido, he evitado a toda costa el ser yo la que te mande un inbox, fuiste tú el que por capricho me sacó de su vida, fuste tú el que me dejó claro que no querías mi brazo para apoyarte ni mi hombro para que llores. Y no seré yo la que cambie las cosas.

Sé por lo que estás pasando ¿sabes? Dijiste que me sacabas de tu vida para buscar el rumbo, mismo que sigues sin encontrar, me duele ya no ser esa amiga que te acompañaba en el camino, ese brazo que si bien no podía evitar el tropiezo, si te ayudaba a levantar y hasta curaba tus heridas.

Te amé tanto que deje de ser yo por complacerte, en resumidas cuentas, terminé viviendo tu vida olvidándome de la mía, ahora soy yo la que está luchando con las fuerzas que me quedan para encontrarme de nuevo en el camino en donde me perdí, y no voy tan mal sabes, ya volví a sonreír, ya casi termino de armar el corazón y la autoestima que rompiste, pero no te voy a mentir, aún siento algo muy fuerte por ti.

Justo cuando mi vida comienza a tener sentido, el teléfono volvió a sonar con la canción que me alegraba el alma, me llamaste, de nueva cuenta mi corazón latió fuertemente, mis emociones volcaron, mi cerebro cambio de lugar y mi estómago se convirtió en un bosque lleno de mariposas.

Al escuchar tu voz en la bocina, me di cuenta que tengo razón, que aún  no encuentras ese camino por que según tú me habías dejado, me reconforta saber que estas recapacitando, que solo necesitabas tiempo y espacio, pero… en serio volviste para quedarte, ya no estoy segura de que te dejaré entrar a mi vida, tengo miedo de que vuelvas a romper todo lo que con tanto trabajo he armado sola, sin tu apoyo, sin tus brazos, lo he hecho sin ti.

hug

Sin embargo, no tengo corazón para dejarte llorar solo y te escuche, de nueva cuenta me hiciste parte de tus problemas, me metiste en tu vida, trataste de mostrarme que en realidad quieres que las dos vidas, la tuya y la mía, vuelvan a ser una.

Mientras te escuchaba, no pude contener un “cariño”, perdóname si te llamo cariño, por un segundo olvidé que no me quisiste en tu vida, que no fui para ti lo que llegaste a ser para mí…

Perdóname Cariño, aunque te ame, ya no puedo estar contigo.

Idea original: Nati



     Compartir         Compartir