Hay personas que no son destinadas para ti…

Por más que te hagan sentir, querer, confiar, ilusionar, creer, idealizar, suspirar, crecer, sonreír, luchar, soñar, cantar, entregar, conocer, estar, reír, anhelar, imaginar, jugar, intentar, caer, aprender y sobre todo: vivir.

Muchas veces me hice a la idea de que llegaría el día en que me quisiera o al menos sintiera un poco de lo que yo sentía por él, en que estuviera ahí para mí siendo mi persona especial, como lo estuve para él, día a día traté de llenarle de detalles, palabras, sonrisas, abrazos y acciones bonitas pero nada de eso bastó… Simplemente no me quería o no quería esto para su vida; en ocasiones dudo o dudé de lo que sentía, creí que lo había logrado y hasta él lo creía, pero en el fondo los dos sabíamos que no podríamos estar juntos por más cariño que existiera o por más que lo intentáramos.

Me fue difícil aceptarlo y tal vez aún no lo asimilo del todo, de lo único que estoy segura es de que él tiene otros planes para su vida; y no soy yo ni es él, simplemente el destino le hizo así difícil de entender fácil de querer pero inalcanzable para muchas; no fui yo quien no llenó sus expectativas, simplemente no había manera de hacerlo; es difícil cuando una persona no sabe decir un NO o un no te quiero engañar y no quiere confiar, pero es aún más difícil tener que ser tú la que encuentre todas las explicaciones del porque el engaño; guardando esperanzas que no servirán.

Lo único que sé es que me encantó no haber podido conquistarle y que no fuera esa persona destinada para mí, porque a pesar de ello lo quise tanto y es por eso que no me puedo imaginar cómo superará el sentimiento cuando llegue esa persona especial.

 

 

Publicado por: Alondra Contreras



     Compartir         Compartir