Fue difícil aceptar que todo había terminado porque todo termino de una manera que jamás imagine. Se acabo todo lo que habíamos vivido juntos ¿nos recuerdas? Nos recuerdas caminando tomados de la mano, riéndonos y disfrutando de nuestro amor y ahora ya estamos en diferentes caminos, así como fue al principio. Sentías lo mismo que yo, podía verlo, lo sentía tan real, tan real como sentir el viento que pega contra el rostro aunque no lo veas. Ahora ya no puedo asegurar que lo sientas de la misma manera, ahora no sé si piensas en mí, no sé si recuerdes todos esos momentos que yo aún recuerdo por las noches antes de dormir. Aún te hablo y te sonrío en la soledad, aún espero que llegues y toques a la puerta, y que al abrirte pueda verme en tus pupilas, pero ahora ya no puedo asegurar nada.

Un “siempre” se debe manejar con cuidado, esa palabra tiene poder en los labios equivocados, si un “siempre” se menciona de la manera equivocada puede ser fatal; nunca le digas un siempre a un momento pasajero, y mucho menos si dentro de ti cabe la posibilidad del fin. Tu error fue el prometer un por “siempre” sabiendo que te irías, sabiendo que mentías cada vez que lo decías. No lo entendía, jamás vi engaño y todo te creía.

Paso el tiempo desde tu adiós, ya no me siento tan débil como al principio, porque no lo negaré, sentí morir. El tiempo ha pasado, ya no cuento las manecillas del reloj al pasar los días porque la realidad entumió lo que sentía, los recuerdos existen aún pero son recuerdos que ya no producen el mismo dolor que producían al principio; el dolor se ha hecho mi aleado. Tampoco puedo decir que no te extraño y que no pienso en ti, si lo hago, pero creo que a la misma vez no es a ti a quien extraño, sino que extraño los momentos, los lugares, las actividades, las risas, el amor, no ha la persona. Ya no eres el mismo, ahora eres otra persona y ya no te conozco ¿cómo puedo extrañar a una persona que ya no existe? Solo existes en el pasado, y el pasado te ha hecho desaparecer junto con él, tú ya no vas a volver. Estoy bien y me anima el recuerdo, me anima el encontrar ese amor, esos lugares, esas risas y esos momentos con otra persona que sea diferente a ti. Ya no importa si piensas o no en mí, si recuerdas o no los momentos que vivimos juntos, las risas que nos hacían brotar lágrimas, las caricias que nos hacían sentir escalofríos, ya no importan más.

Pensaste que moriría, que iría a buscarte o perder la razón al verte partir, también yo lo hice, no te culpo. Te sorprendiste tal vez al ver que no te he llamado, al ver que es como si yo jamás haya existido en tu vida ni tú en la mía ¿imaginaste que todo terminaría así? Yo no.

 

por Vane



     Compartir         Compartir