Cuando termina una relación, y son ellos los que deciden concluir, casi de inmediato, y sin manera de ponerle freno sale uno de los poderes más grandes de las mujeres, ese mágico don que tememos de hacernos sentir peor que la basura, tenemos esa magia de bajar nuestra autoestima hasta el suelo, nos inundamos con preguntas llenas de culpas.

¿Pero porque debe haber un culpable cuando el amor se termina?, qué más da si reaccionamos estúpidamente celosas algunas ocasiones, ellos también son increíblemente desatendidos a veces, el nivel del berrinche den drama de una mujer, siempre es directamente proporcional al grado de patanería o desinterés de parte del “galán” que nosotras tenemos que aguantar.

happy

Entonces, cuando alguien me pregunta porque estoy tan bien después de la ruptura, contesto de la siguiente manera…

Estoy bien y sonrío porque tenía una vida antes de compartir mis intereses con él, el que esté bien no quiere decir que no lo quise, o que o me dolió su partida, definitivamente tuve mi terapia de duelo, sola o hablando con alguien puedo jurarte que quizá le lloré alguna vez, sin embargo, la vida sigue, solo terminamos con la relación no con nuestras vidas.

Me ves bien, porque me siento bien conmigo misma, porque descubrí que la culpa no es mía, que me entregue en cuerpo y alma a alguien que pensé amar con todas mis fuerzas, estoy conforme con lo que di, pues no me quedé con nada, no me guardé ningún te amo, y si acaso me contuve de hacerle mis detalles, de llamarlo para decirle que lo quiero, de mandarle mensajes para desearle un buen día, eso fue porque no quería ser una carga para él, pues así me lo hacía pensar, a veces me hacía sentí que más que una pareja era una carga para él, entonces, la culpa no es mía, la culpa, es de ciertos hombres que no están listos para tener en su vida a una mujer que los quiera de verdad. Y sabes, no quiero compartir mi vida con alguien que no me valora.

free

Pero como ya dije no es cuestión de echar culpas, simplemente el amor acaba, y no se puede obligar a nadie a estar con alguien.

Estoy bien porque simplemente tengo los pies en la tierra, se lo que valgo, y lo que puedo dar. Estoy bien porque ya limpie las lágrimas de mi rosto, y estoy bien porque estoy lista para volver a comenzar con alguien más.



     Compartir         Compartir