Para ti que es más importante? ¿El amor o el dinero?

Hay pocas cosas en la vida que son realmente gratis, son algo así como un derecho universal, sin importar condición social, raza, religión o cualquier otra diferencia. Con esto me refiero específicamente al amor, ese sentimiento que se da naturalmente y está implícito en cada uno de nosotros.

¿Pero qué pasa cuando la vanidad, la soberbia, la superficialidad pesan más que lo podría significar entregarse realmente y amar de verdad?

Vender el amor

Tristemente, existen mujeres  que se enamoran de la estabilidad económica y las comodidades, se acostumbran a intercambiar gestos de cariños, por lujos y caprichos, a demostrar amor sin sentirlo, prefieren sacrificar sus sentimientos por asegurar un futuro prometedor.

amor o dinero

Es verdad que el dinero es necesario para vivir, pero creo que bajo ninguna circunstancia se debe sacrificar el amor.

Hace unos días, leí una frase que me pareció interesante:

  

“El dinero sólo impresiona a una mujer vaga. Cuando una mujer es trabajadora y tiene lo suyo, un hombre con dinero no significa NADA”

Creo que el problema radica en el valor que cada una de nosotras se da, cuestión de amor propio  y creer  en nuestras capacidades, saber que somos totalmente autosuficientes y capaces de lograr todos nuestros deseos, incluso materiales, por nuestros propios medios, sin deberle nada a  nadie.

amor material

Es cierto que una mujer bella puede conseguir todo lo que desea, el poder de seducción es un arma poderosa para hacer a cualquier hombre , sucumbir a  sus deseos, con una bella sonrisa, un buen cuerpo puedes ganarlo todo, pero hay algo muy importante que no se obtiene con facilidad;

“ E l respeto”

Cuando una mujer se somete a intercambiar su atención y su cariño por cosas materiales, está cayendo en el juego de venderse al mejor postor.

Es  verdad, tal vez con base en sus encantos, pueda conseguir vivir en una jaula de oro, pero estará dejando pisotear su dignidad y sobre todo vendiendo su libertad; al final, la jaula aunque sea de oro, no dejará de ser una jaula.

Es un precio muy caro el que se ha de pagar, las ofensas, las humillaciones, es la consecuencia que se deberá afrontar.

.desafortunadamente, las mujeres que se someten a fingir el amor, se olvidan de un pequeño detalle, el tiempo pasa y muchas veces la belleza se acaba, y lo único que queda es la soledad.

vender amor

Y es que el verdadero amor, no tiene precio.

No se necesitan joyas, ni lujos, ni cosas costosas, el verdadero amor prospera con detalles insignificantes; cariño sincero y sobre todo, respeto.

Te aseguro que la libertad y la felicidad, no tienen precio, nada supera amar de verdad, y es que podrías tratar de engañar a todo el mundo, pero a tu propio corazón, jamás.

¿Y tú, estas dispuesta a vender tu dignidad?

 



     Compartir         Compartir