Ya no entiendo tu manera tan falsa de actuar, todas las mentiras que inventas al hablar; yo no sé qué ganas con lastimarme, con hacer falsas promesas que no tienes intención de cumplir jamás.

Actúas con gran desfachatez, me mientes, me lastimas, siempre confiando que con un ramo de rosas, y palabras bonitas, me vas a convencer; lo cierto que ha pasado antes, pero ya me he cansado de caer, de seguirte el juego, de auto engañarme con la idea de que me quieres bien.

mentira

Creo que al fin he comprendido que de este absurdo juego del que te has  proclamado ganador, nunca podrá llamarse amor, pues en tu egoísmo, me has hundido en un cruel abismo que ha provocado heridas profundas a mi corazón.

Dicen que a veces es necesario tocar fondo, para tomar la fuerza necesaria que te motive a luchar, a superar los errores del pasado, los dolores, las angustias que provocan tanto mal.

  

Justo esto pasó conmigo, después de tantas desilusiones que me provocaste, comprendí que a tu lado nunca sería feliz, que tu concepto del amor no será nunca lo que quiero yo, que nunca te ha importado, que tristemente, nunca te importará lo que siento yo.

Qué lástima que no valoraste todo el amor, que lastima que ese ego tuyo te cegó, te impidió darte cuenta de todo lo que sentía por ti, que lastima que no te diste cuenta, que poco a poco mataste todo el amor.

No, no me pidas perdón; para qué, si en realidad tú no sabes querer.  Esta vez, he decidido poner punto final a la historia, aceptar mi derrota y marcharme de aquí; por favor no vuelvas a insistir, ten por seguro que esta vez seré fuerte, ten por seguro que  estaré mejor sin ti.



     Compartir         Compartir