Me diste la vida, pero eso no es lo único que tengo que agradecerte. Hay tantos momentos, tantas circunstancias en las que tengo que agradecerte y pedirte perdón por no valorarte en esos momentos en los que debí estar ahí para ti. Me diste todo lo que estaba en tus manos y en ocasiones yo no pude demostrarte lo mucho que agradecía que estuvieras a mi lado. No puedo dejar de agradecer todo lo que hiciste por mí porque en todos los momentos, a pesar de que no lo demostraba, sabía que lo mejor que tenía eras tú, que lo mejor que podía pedir en ella vida ya lo tenía a mi lado, porque no solo eres la mujer que medio la vida, sino que eres esa mujer que me mantiene las fueras para poder seguir adelante, eres esa mujer que me enseñó como debía comportarme y que era lo mejor para mí.

Estas palabras solo pueden ser para la mejor mamá del mundo, y eres tú. Eres tú la mejor mujer que tengo en mi vida y la mejor mamá del mundo. Eres la mujer más hermosa y fuerte que he conocido en la vida y gracias a ti he aprendido como sobrellevar la vida con cada una de las circunstancias difíciles que se me van presentando en la vida. Gracias a ti, aprendí como ser una buena mujer, una buena estudiante, trabajadora y ama de casa. Aprendí a tu lado que nunca se debe perder el tiempo, sino que el tiempo fue hecho para sacarle lo mejor, para aprovecharlo y siempre seguir aprendiendo de todo lo que nos rodea. Me enseñaste a sobrellevar los problemas buscando siempre las mejores soluciones y seguir avanzando hasta el final a pesar de todo.

Gracias, muchas gracias por estar a mi lado y demostrarme puedo hacer miles de cosas porque gracias a ti obtuve la confianza necesaria para estar ahí luchando tratando siempre de ignorar las cosas negativas que las personas suelen atraer a nuestra vida, las cosas que suelen desmotivarnos gracias a esas personas que hacen lo posible para convertirse en un tropiezo. Gracias pro demostrarme que no hay meta pequeña, que cada uno de nuestros sueños son metas que tenemos que luchar para cumplir, y que no hay nada que realmente valga la pena para parar de cumplir nuestros sueños. Gracias por estar ahí y apoyarme; y es a ti a quien tengo que agradecer el lugar donde estoy, porque fueron tus bendiciones las que me prometieron seguir subiendo los escalones de mi vida y posicionarme en el lugar donde estoy.

Eres la mejor mamá del mundo y nadie nunca tomará el lugar que tienes en mi corazón. Perdona si alguna vez te he ofendido sin darme cuenta, perdón si no te demuestro lo suficiente con cariño y muestras de amor. Perdón si te he lastimado y no he sido lo suficiente. Perdón y dame la oportunidad de seguir a tu lado toda mi vida, porque eres una de las cosas que más valen la pena de la vida y no quiero que nunca te vayas de mi lado. Nunca te vayas por favor.



     Compartir         Compartir