Quizás te has preguntado alguna vez, que ha sido aquello que nos ha hecho llegar hasta este momento, donde nuestro cabello ha sido cubierto por la nieve de invierno, donde nuestra piel se ha quedado en la estación de otoño, combinando mejor con la corteza de los árboles, donde el verano solo vive en nuestros corazones, y la primavera en nuestros sentimientos, donde hay más calma que sobresaltos, donde el tiempo pasa por nuestros cuerpos sin poder tocar nuestros sentimientos.

Caminar abrazándonos sigue siendo mí pasatiempo favorito, debo reconocer que lo nuestro ha sido toda una aventura, llena subidas y bajadas, de momentos dulces y amargos, de felicidad y preocupaciones, y sigo aquí enamorada de ti, quizás no con la misma pasión de nuestra juventud, pero con un amor más fuerte que ha sido forjado algunas veces en las llamas del mismo infierno, la confianza en el otro es una constante absoluta, pues hemos sido sinceros y eso nos ha llevado al conocimiento de nuestras fortalezas y virtudes, a través de los logros y derrotas que compartimos como pareja.

El tiempo aún se detiene cuando contemplo en tus ojos la humedad que se escurre en forma de gotas saladas de amor, esos ojos brillantes incapaces de ocultar las emociones y aun que siempre has tratado de parecer todo un estoico, sé que en algunas ocasiones eres más sensible que yo, me gusta que trates de parecer frio y calculador, es esa comedia de la que nunca me voy a cansar, porque por más que lo intentas no puedes contenerte cuando en su tiempo tenías a alguno de nuestros hijos en tus brazos, o ahora alguno de tus nietos, tu cara pierde ese temple de roca y se convierte en una suave caricia para el pequeñito que tienes enfrente.

Si me preguntas como llegamos hasta este momento juntos y felices, no dudaría en contestarte que fue por nuestro compromiso mutuo de nunca rendirnos, estoy segura que en más de alguna ocasión fue tentador el tirar la toalla, el rendirme, el atender alguno de aquellos muchachos que me merodeaban con promesas y sueños que en ese momento me deslumbraban, imagino que alguna situación similar alguna vez te sucedió y que alguna chica más guapa o bien formada que yo debió intentar seducirte con sus encantos o simplemente en aras de la pasión, pero creo que a pesar todos los problemas que compartimos, siempre tuvimos claro este amor que ha sabido subsistir por todos estos años.

Hay veces que tienes la fortuna de encontrarte con un hombre que te enamora durante toda la vida, que se sobrepone a los problemas, que se las arregla para demostrarte que te ama, y a pesar del tiempo nada cambia.

Tengo la dicha de tenerte de compañía en este carrusel al que llamamos mundo, que gira y gira, que nunca se detiene, que nos sorprende de tantas formas y maneras distintas, solo puedo decir que el día de hoy la memoria me falla, y que he olvidado casi por completo todos los momentos amargos que alguna vez pasamos, en la maleta de mis recuerdos a la que cada vez le caben menos, he decidido solo llevar conmigo, aquellas situaciones tan hermosas que vivimos, aquellos momentos inolvidables, aquel sentimiento limpio que puedo decir con certeza que es amor, y te juro que si trasciende nuestra existencia, más allá de esta vida te amaré aun más.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir