Eras tú en quien confiaba, el que conocía mis debilidades, mis flaquezas, mis traumas, incluso mis miedos más profundos, tú que me mostraste una cara pero a mis espaldas te transformabas, tú que cruelmente te burlabas. Nunca fuiste amigo, nunca fuiste fiel, buscabas la manera de hacerme caer.

por la espalda

Lo descubrí  tarde, lo no supe ver, no había en ti sinceridad, ni cariño real.  Te considere casi  un hermano, o eso me hiciste creer, pero fuiste traición, antepusiste tu ego y caíste en la traición. Me queda claro, no tienes perdón, no te queda claro el concepto de  amistad ni mucho menos de amor, no tienes la dicha de querer de verdad.

  

Lástima por mí, por creer en ti, pero aún más por ti, pues  tú has perdido más.  Yo me salve de tu egoísmo, de tu orgullo, de alguien que miente, que actúa sin pensar; pero tú has perdido todo, o por lo menos a un amigo que te quería de verdad

Espero de corazón que la vida no te lo cobre algún día.



     Compartir         Compartir