Para el adversario de mi corazón, que aún sabiendo lo difícil que era la batalla que enfrentaba nunca se dio por vencido.

A ti luchador incansable que con tanto esfuerzo y amor conseguiste hacerle latir de nuevo y con más fuerza que antes..

A ti mi valiente soldado de artillería, que con cañones de cariño, respeto y comprensión hacías todo lo posible por derribar la armadura que lo protegía, esa que como consecuencia de las decepciones sufridas formó a ser parte del mismo. Si, esa maldita coraza que nos separaba de nuestra felicidad pero que entonces sólo tu podías ser consciente de ello y que ahora entiendo porque te enfadabas tanto cuando te decía que no dependía de mi.

A ti mi fiel amigo y amante, que siempre podía contar contigo y no necesitabas hacer nada especial para que a tu lado las horas, me parecieran segundos.. Recuerdos de momentos irrepetibles de pasión incontrolada con cada inocente roce de tu piel y que entre risas y confidencias, al final estallaba con cada beso consiguiendo incluso esa mágica sensación de sentirnos solos aún estando rodeados de miradas curiosas.

A ti mi dulce guardián, que por más que te doliera verme caer de nuevo, siempre estabas dispuesto para levantarme y  hacerme entender esa frase conocida que tanto te gustaba.. “No es más fuerte quien menos se cae sino quien más veces se levanta” y que después de todo, como tantas cosas buenas que me llevé de ti, la hice mía para así recordarte y tener la fuerza necesaria para resurgir cada vez que siento que mi mundo se desmorona.

A ti mi querido amor verdadero, que no fue hasta después de tu marcha que no supe valorarte de verdad y darme cuenta que dejándote ir había perdido la oportunidad que la vida me brindaba para ser FELIZ, si así en mayúsculas una felicidad completa en compensación a tantos malos momentos vividos y que por miedos infundados rechacé.

Es por ello que aunque ya ha pasado tiempo de lo nuestro y sé que estas ilusionado de nuevo y disfrutando del amor que tanto merecías y que yo no supe corresponderte. Necesito que sepas que a pesar de lo que creíste en su momento, la dura realidad es que el gran perdedor fue mi corazón.

 

tumblr_lgkxp8WX061qe281uo1_500
Si, ese que ahora te escribe arrepentido, ese que se quedó vació con tu partida por no tener el valor y el coraje suficiente para seguirte, ese que nunca más ha conseguido revolucionarse a mil por horas como lo hacía con la cercanía de tu cuerpo y el calor de tus besos.
Si, ese mismo ingrato corazón que tanto te echa de menos y que siempre recuerda que los mejores momentos los vivió cuando tu formabas parte de él. Y que por un sinfín de razones más, hoy te pide perdón por haberte hecho daño al no haber sido capaz de ver a tiempo cuánto te amaba…

Por: Rocío León Gutiérrez



     Compartir         Compartir