Aún recuerdo aquellas palabras que orgullosamente decías “me encanta lo lista que eres”, y es que cuesta trabajo reconocer que aquello que pensé que era uno de mis puntos más fuertes para ti, terminara siendo el factor determinante para el quiebre de nuestra relación, y es que no cualquier hombre puede estar al lado de una mujer inteligente, no es siempre bien visto el que una mujer tenga una opinión propia y más que en algunas ocasiones se contraponga a la decisión del hombre, demostrando con argumentos porque su idea es mejor.

Has decidido marcharte para no ver dañado tu orgullo, pero lamento decirte que el daño ya está hecho, en silencio y a solas debes saber que en muchas de las cosas que te dije tenía razón, ya sabes lo que se siente ser aventajado por una mujer, lo que se siente perder ante lo que muchos llaman el sexo débil, pero también sabes lo emocionante que es tener esas charlas complejas en donde las ideas de cada uno retroalimentan a las del otro, sabes en carne propia que una charla emocionante desvela más que un café y sobre todo sabes lo bien que se siente que tu pareja te comprenda y que te muestre soluciones que no se te habían ocurrido.

Va a tomarte un tiempo, un tiempo relativamente largo el poder olvidarme, el poder olvidar este amor, esta relación tan intensa que hemos tenido, por que podrás encontrarlas más bellas, y durante el mismo tiempo que se le pasa la emoción al niño con juguete nuevo serás feliz, pero después experimentarás un profundo vacío, te darás cuenta de que no entiende ni la mitad de lo que le cuentas, que ella está más preocupada por bajar 2 kilos, que por lo que le platicas, que tendrá como modelo para su vida y sus reacciones lo que ha visto en las telenovelas.

Será entonces cuando te vas a aburrir de ella y buscarás a otra y a otra, durando en cada relación el tiempo solo necesario para que pase el efecto de la emoción de tener algo nuevo, y será así, una y otra vez, hasta que pase una de dos cosas, o te termines haciendote lo suficientemente estúpido para convivir con ella de una manera cotidiana, o termines mirando atrás y te acuerdes de mí, por favor opta por la primera de las opciones, ya que para que la segunda suceda tendría que ser igual de estúpida que las mujeres que te has conseguido, y terminarías cayendo en el mismo error una vez más.

Es una lástima que no hayas tenido la talla, para estar con una mujer como yo, debo aceptar que me divertiste mucho mientras éramos iguales, mientras respetabas mi opinión, es desafortunado para ti, que por un concepto tan estúpido como el machismo, terminaras echando por la borda nuestra emocionante relación, una relación más allá de las palabras y el cuerpo, una relación en la que nuestras mentes se excitaban mutuamente, una relación en la que cada cual tenía algo que decir, y hoy lo único que tengo que decir es adiós.

 

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir