Dicen por ahí que recordar es volver a vivir…

 

Los recuerdos  son esa huella que queda de aquello que alguna vez vivimos, recordar es reconocer que somos capaces de sentir, de atesorar los momentos que nos marcaron, que nos hicieron reír, tal vez llorar, pero ante todo, vivir.

olvidar

No hay nada de malo en recordar; el problema es, cuando nos estancamos en el pasado, y nos negamos a disfrutar del presente por apego a que lo que fue y hoy ya no.

La felicidad consiste en aprender a disfrutar el momento, preocuparse por el aquí y el ahora, porque es un hecho que no hay manera de regresar el tiempo, el pasado es pasado y lo hecho esta hecho, debemos aprender a superar nuestros errores, todo aquello que deseamos no haber hecho, debemos superar los dolores, las angustias, las traiciones, debemos aprender a repararnos, pues es necesario apreciar el momento, la dicha del presente, las infinitas posibilidades que nos da la vida con cada amanecer, con cada nuevo día.

  

Te sugiero dejar de auto flagelarte aferrándote al pasado que te duele, deja ser tu  propio verdugo, si es que en algo te equivocaste, deja de aferrarte a los fracasos, sacúdete las inseguridades y recuerda que el tiempo es sagrado, que cometes un gran error al desperdiciar tu tiempo, , al negarte a sonreír  por miedo a repetir los errores pasados.

Dale la cara al presente, anda, se valiente…

Recuerda que las mejores cosas llegan después delo peores dolores, de  las desilusiones, recuerda que no hay mejor motivación que tomar las segundas oportunidades y hacerlo mejor, y si una segunda vez falla, tienes la fortuna de que siempre habrá una tercera, una cuarta, una quinta y posibilidades infinitas para lograr lo que deseas.

Así, que sacúdete el pasado, pero solo aquel que te hace daño, toma lección de lo vivido, y agradece lo aprendido…

superarte

 

Apresúrate a volver a sonreír, no tengas miedo de enamorarte, de equivocarte… No tengas miedo a vivir.

 

 

 

 



     Compartir         Compartir