Me han dicho muchas cosas de ti, porque obviamente quieren verme sufrir, quieren verte caer y por supuesto que quieren verte libre, yo soy atadura en el tobillo, porque estás interesado en mí, porque decidiste estar conmigo y también son muchas las personas que quisieran que estuvieras solo. Pero las cosas no son como uno quiere.

Yo quisiera que los demás nos dejaran en paz, pero no se puede todo es por eso que a diario intentan hacerme caer en la duda, intentan hacerme creer cosas que podrían destruir lo que hemos logrado; que probablemente no sea mucho pero es mi logro y no pienso dejarlo así nada más.

No basta con preguntarte, porque esas cosas que me dicen bien podrían ser verdad y nada te costaría mentirme tú también, pero desecho lo que no tiene sentido, desecho las mentiras que hasta yo sé que no son verdad y después lo analizo. Porque aunque te amé con el corazón, yo también estoy expuesta a ser engañada.

Pienso las cosas y veo que no tiene sentido, veo que no todo es como uno quiere, pero se hace lo que se puede. No dudo de ti, porque no eres de los hombre que gustan de perder su tiempo, sé que eres más que eso y hasta ahora no he confiado más que en eso, no está de más decirte que no ganas nada con mentirme, porque si las cosas salen bien o salen mal, el beneficio en mío y el dolor también.

Yo no me hago responsable del error ajeno, nunca he dudado de ti, porque nunca dejas lugar a dudas y dentro de tu distracción limpiar así las huellas está muy difícil, tendrías que ser un hombre, muy estúpido para hacer lo que un puño de nadie quiere hacerme creer o bien tendrías que ser un hombre muy perfecto, con la astucia de una mujer para ocultar lo que dejas; sin embargo, eso es lo que esas mujeres que te asechan como buitres esperan. Pierden su tiempo.

 



     Compartir         Compartir