Nunca había entendido la letra de esa canción hasta conocerte a ti, nunca tuve tanta compasión por algún compositor como lo tuve con el solo porque pensaba en ti.

Todo el álbum se ha convertido en el flashback de nuestra relación. He viajado por esas letras una y otra vez; siempre término con dos lágrimas, algunas visibles, otras ocultas detrás de una escritorio. Debo decir que despertar contigo a las 6:00 am fue la mejor temporada de amor que jamás habría podido imaginar; escucharte decirme que me querías mientras fingía estar dormida fue el recuerdo más encantador porque pude conocer que detrás de ese hombre rudo había un ser humano tan bondadoso y cariñoso.

Todo fue tan progresivo y hermoso, enseñarte a quedarte a dormir mientras te abrasaba has quedar dormida. Esa noche en la que estaba resfriada estuviste toda la noche tocándome para sentir mi temperatura. Te lo agradezco… eso y muchas cosas mas.

Nunca creí en el destino hasta conocerte, de echo, creo que lo que paso entre los dos fue un regalo con fecha de vencimiento del cual solo quedan los recuerdos. Siempre me parecieron tan hermosas las historias de amor y debo decir que la nuestra es la mejor de todas.

Fuiste más de lo que desee y llegaste en el momento justo cuando pensaba que nada extraordinario pasaría. Y si pudieran cambiar algo, cambiaría los pensamientos autodestructivos que me acordaban que no te pertenecía. Debí disfrutar más el momento y dejar a un lado mis estados depresivos… pero no lo hice. Aunque tampoco fui la única que olvidó hacer algo.

photo

Tu olvidaste buscarme y optaste por dejarme ir. Al final, nunca sabré si se trataba de dejarlo todo en el destino o si solo fue cobardía. Me niego a pensar que no me querías. No quiero ni puedo crear que solo fui una aventura, que solo fuiste un actor que quería llevar mi sueño a la realidad. Y si así fue entonces eres el mejor de todos. Cuando el orgullo te cierra la boca tienes que recurrir a mensajes subliminales para que los demás sepas como te sientes.

Por: Caroliz Tejada



     Compartir         Compartir