Cuando estoy apunto de olvidarte vuelves con tus tentáculos a manipular mis sentimientos. No puedo descansar de ti, no puedo terminar este momento de duelo porque tú no me lo permites. Estoy cansada de seguir dependiendo de tu llegada, de ser yo quién sigue esperando aquí mientras tú si puedes buscar tu propia felicidad. No puedo entender de que manera te has vuelto tan egoísta. No comprendo en que momento te creíste dueño de mí, en que momento mi felicidad se encontró en tus manos. No puedo entender por qué tú puedes buscar tu felicidad y no permites que yo pueda encontrar la mía, por qué tú puedes disfrutar de una persona mientras tú eres quién se interpone cada vez que alguien está apunto de conquistarme.

Tu manera de proteger algo que no te pertenece, la manera en la que me acorralas, la manera en la que me has vuelto tu esclava me ha llevado a comprender más allá de mis narices como suceden las cosas entre nosotros dos, me han hecho ver el dominio que tienes en mí, un dominio que debo detener. Estoy dispuesta a entregar el amor que me queda hacía ti, estoy dispuesta con tal de una vez por todas encontrar mi felicidad, cortar ese cordón que aún me amarra de alguna manera a ti. Dejar ir el pasado y no dejar que jamás vuelvas manipular de nuevo mis sentimientos, mis anhelos porque ya no quiero nada junto a ti, ya no quiero nada de ti porque ya no te necesito, ya no quiero amarte.

Quiero desaparecer de ti, ya no quiero que sepas sobre mí, sobre mi vida, sobre lo que haré o dejaré de hacer porque no nunca supiste valorar, nunca supiste tratarme. No sé de manera pude entregarte por tanto tiempo un amor que no valía la pena darte, no sé como por tanto tiempo tú fuiste mi esperanza, todo lo que yo quería a mi lado; ahora solo eres un recuerdo entre muchos pensamientos. Ya no significas lo que un día llegaste a significar en mi vida y es algo que tengo que agradecerte porque yo solo no hubiera podido darme cuenta que el lugar que te estaba entregando en mi corazón valía mucho más de lo que vales tú, que estabas ocupando un lugar en mi vida demasiado grande, un lugar que jamás podrías llenar. Ahora solo quiero despedirme de ti, despedirme de tus recuerdos, de tus manipulaciones y de tus mentiras. La próxima vez que llegues de nuevo a querer dañarme, confundirme o burlarte no seré la misma, seré más fuerte y no será fácil volver engañarme. No volveré a permitir que te metas en mis pensamientos y no permitas que me vaya de ti, que no permitas que la persona que te sirve para levantar tu ego como un triunfador se aleje y te deje sin halagos, sin coronas. Me voy y no voltearé hacía atrás porque mi lugar no está contigo, no esta en medio de humillaciones, sino que caminaré hasta encontrar el lugar en el que pertenezco y quiera habitar.



     Compartir         Compartir