Lamentablemente mi corazón se cubrió del frío de las experiencias pasadas, se quebró y aún quedan piezas por encontrar. Lamentablemente ya no creo en el amor, no creo que el amor sea un buen sentimiento sino que es el sentimiento que tiene la capacidad de lastimarte sin mover un dedo.

No tengo la necesidad de salir con nadie más. No tengo la necesidad de enamorarme de nuevo porque no quiero salir otra vez lastimada y tener que pasar por el mismo camino de la amargura para conseguir el olvido de esa persona que solo llegó, me enamoró y volvió a salir de mi vida dejando solo sus huellas, su aroma y mucho dolor dentro de mí. No quiero y no tengo la necesidad de estar a lado de una persona para poder ser feliz. Creo que soy lo suficientemente capaz de sobrevivir sola a lo que haya de venir a pesar de cualquier prueba. Creo que no tengo la necesidad de enamorarme porque las experiencias me han enseñado que el enamorarte no asegura que la otra persona llegue a sentir lo mismo por ti y si te toca la mala suerte de quedar enamorada pero sin poder mover ningún sentimiento en la otra persona solo perderás tu tiempo y al final estarás encerrada en tu cuarto llorando todas las noches preguntándote el por qué te sucedió a ti, el por qué tuviste que enamorarte de esa persona, el por qué no pudiste evitar entregar tu corazón y que esa persona te enterrara las garras sin ninguna razón. Sin darte cuenta comenzarás a preguntarte el por qué te suceden ese tipo de cosas a ti y si existe el mismo dolor para los demás o solo has sido tú la desdichada que fue lastimada sin consideración. Creo que no hay necesidad de derramar lagrimas por una persona igual a ti, por una persona que tiene el mismo valor que las demás. Todo esta bien mientras el amor no toque a tu puerta. Todo esta bien mientras no conozcas a una persona que tenga el poder de mover todo tu mundo y enseñarte lo que es enamorarse y sentir el amor de verdad. Enseñarte que el enamorarse no siempre es bueno sino que puede herirte más que cualquier otra cosa.

En este momento me encuentro bien disfrutando de mi soledad. Disfrutando de conocerme un poco más, saber que es lo que quiero, que necesito y que es lo que deseo. La soledad es un buen momento para preguntarte lo que estás haciendo de tu vida, lo que puedes, quieres y vas a lograr. Es un buen momento para meditar sobre tu corazón, sobre todo lo que vale la pena en este mundo y que algún día puede terminar si no sabes aprovecharlo en el debido momento.

No necesito en estos momentos estar dependiendo de otra persona que solo diga estar a mi lado pero que en realidad no lo esté, que en realidad solo se encuentre estorbando en mis sueños y en todas esas metas que quiero conseguir algún día. Por el momento me encuentro bien sola.



     Compartir         Compartir