Es momento de dare cuanta que no te necesito a mi lado para ser completamente feliz. No te necesito porque soy lo suficiente para encontrar mi propio camino, para conocerme y saber todas esas cosas que lograrías dar la felicidad que yo necesito. Soy feliz ahora y lo fui antes de conocerte.

Pensé que el día que te perdería no encontraría otra persona que podría hacerme tan feliz como se suponía que lo era a tu lado, pero las cosas poco a poco fueron cambiando, las cosas se pusieron mal y la felicidad ya no estaba cerca de mí. Pude darme cuanta que no era realmente feliz a tu lado, que lo único que sentía por ti era obsesión y miedo por perderte, pero ahora que ya no estás a mi lado me he dado cuenta que no te necesito, que nunca lo hice pero tenía miedo abrir mis ojos y darme cuenta que en realidad solo eras un premio, una persona que me hacía sentir feliz cada vez que estaba cerca de mí pero en realidad no me hacía feliz.

Una persona que te obsequia la felicidad te hace feliz siempre, al estar a tu lado y atreves de la distancia. No importa nada. No importa lo que esté en medio esa persona si realmente es tu felicidad te hará feliz el resto de tus días sin cambiar nada, solo con el simple hecho de escuchar su voz, saber de él y estar dispuesto a estar su lado o existir en su vida es suficiente. Me di cuanta que en medio de nosotros solo había costumbre, decisiones, problemas, constancia, pero no amor. Y estoy segura que yo quiero amor, que quiero encontrar mi felicidad en medio del amor y no de la costumbre de estar a lado de una persona. Quiero ser feliz y sentirme completamente enamorada y amada a pesar de todo. Es por eso, que ahora puedo darme cuanta que a tu lado no encontré la felicidad, que solo estuve pretendiendo estar enamorada de ti y estuve inventando historia románticas entre nosotros dos.

Ahora soy feliz a pesar de que estoy lejos de ti, a pesar de que ya no puedo verte como antes, besarte, acariciarte y abrazarte como lo solía hacer. Ahora que lo pienso no encuentro el por qué me mantuve a tu lado tanto tiempo sabiendo que no eras para mí, sabiendo que las cosas que sentía en mi corazón podrían engañarme sintiendo felicidad, una felicidad falsa que al separarme de ti se convertía en dolor, en angustia, en celos, y eso, el verdadero amor no lo produce porque confías ciegamente en esa persona, porque sabes que no te fallará y estará ahí por siempre a tu lado. Contigo solo sentía dudas e imaginaba miles de veces que te irías en cualquier momento de mi lado y que no volverías a pesar de ver lagrimas en mis ojos, sabía que no estarías dispuesto a intentarlo porque dentro de mí sabía que no me amabas lo suficiente pero yo no estaba dispuesta a soltarte por el miedo a perderte para siempre. Ahora ya te perdí y me siento muy bien. Ahora soy feliz.



     Compartir         Compartir