Tal vez pienses que este escrito es para convencerte de que no te vayas. Tal vez estes pensando que sin ti me estoy muriendo y que no he encontrado nada mejor que tú, que te extraño, que te pienso y que el dolor me esta comiendo por dentro el alma pensando en que ya no estás aquí. Ten cuidado porque estas apunto de romper tus pensamientos en dos, porque estas apunto de sorprenderte, porque estas apunto de tragarte tus palabras y ten cuidado de que no te vayan a ahogar con ellas.

No, esto no es para decirte lo que de verdad quiere escuchar el ego que cada día crece más dentro de ti. Este escrito es para decirte lo mucho que agradezco que ya no estés siendo un obstáculo en mi vida, en mis sueños, en lo que soy, en mi futuro. Este escrito es para expresarte todo, todo lo que siento y que jamás pude decirte mientras estabas a mi lado, y tal vez te preguntaras el por qué no lo hice; no lo hice porque nunca me lo permitiste, no pude hacerlo porque estaba cegada con un amor que ahora no puedo entender ni yo misma, no lo hice porque no me dabas la oportunidad de hacerlo, no lo hice porque siempre fuiste tú quien llevaba el ritmo y la dirección de los dos, porque no parabas de ser el típico hombre que solo se regocija en una mujer, que con tener una mujer a su lado y pueda mantenerla se siente más hombre. Ahora ya no hay motivos, ya no hay barreras para poder decirte lo que de verdad pienso, lo que de hecho he pensado desde mucho, pero mucho tiempo atrás.

Siempre fuiste una barrera en mi vida que no me dejaba caminar en el camino que me pertenecer, siempre quisiste manipular mis gustos, lo que de verdad deseaba. Nunca permitiste expresarme con lo que de verdad soy, sino que siempre quisiste que actuara a tu manera. Siempre quisiste tenerme a tu lado, disfrutarme y botarme a la hora que tu quisieras aprovechando de lo que yo sentía, aprovechando que yo hacía todo lo que fuera posible por no perderte. Sabias que en el momento en el que tú me lo pidieras yo estaría de nuevo ahí para ayudarte, para sentirme de nuevo tuya sin importar lo que haya pasado. Fuiste un hombre que no supo valorarme por lo que era, por el amor que yo llevaba tan dentro de mí, no supiste aprovechar la luna y siempre buscabas estrellas, siempre te interesaba lo que no te pertenecía y me hacías sentir una basura, pero claro, jamás me dejabas del todo porque sabías que yo siempre estaría para ti y que tus aventuras podían irse cuando quisieran. Fuiste un hombre que no tenía valores, que no sabía que camino tomar porque siempre estaba confundido con su futuro, porque le tenía miedo al compromiso, porque tenía miedo de enamorarse y quedarte a mi lado, y por eso y más puedo decirte que fuiste un cobarde, que tuviste miedo de aceptar lo que sentías por mí, la importancia que yo tenía en tu vida y por eso decidiste mejor no valorarme.

Ahora que me he ido de tú lado puedo agradecerte por tratarme como un aventura, te doy gracias porque me cansaste y ahora puedo ser yo, puedo ahora esperar a un hombre que sea capaz de valorarme y demostrarme su cariño y lo que de verdad importo en su vida.



     Compartir         Compartir