Dime qué esperabas, ¿qué más querías de mí?

Sabes a ciencia cierta que te amaba con todas mis fuerzas, que siempre te di lo mejor de mí, sabes que siempre me invente respuestas para calamar las dudas que hacías surgir en mi al notar tu falta de cariño, tu falta te atención, en pocas palabras, tu falta de amor hacia mí.

deje de insistir

Ahora que he cambiado, que he dejado de insistir,  resulta que extrañas mi cariño, resulta que te hacen falta mis besos  para ser feliz.

Mira que tarde has descubierto que el amor no puede ser así,  tarde entendiste que el egoísmo te cegó para admitir que me hacías daño,  que me hacías sufrir.

 Pero a pesar de que  te amaba tanto, por dignidad, no era permisible  seguir así, no podía anteponer tu amor, al amor que siento por mí. Me cansé de las humillaciones, me canse de darte todo y descubrir que no te servía mi amor, ni la fuerza de mis intenciones para hacerte feliz.

Me canse de mendigar cariño, me canse de esperar cada noche por ti, poco a poco me fui olvidando del sabor de tus besos, del calor de tu cuerpo, de la magia que sentía cuando estaba junto a ti…

Si bien es cierto que aun guardo un poco de cariño para ti, se me han agotaron mis ganas de amarte, se agotó mi cariño, fuiste tú el culpable de desgastar el inmenso amor que sentía por ti.

digo adios

Lo siento mucho, pero de la soledad aprendí, que no te necesito para ser feliz, aprendí que no hay mejor amor que el que nace del interior, ese amor sincero que me hace sentir, que yo soy  la dueña de mi vida, que soy yo quien toma la decisión de ser feliz

Lo cierto es que aunque te quiero, ya no insisto en compartir la vida con alguien que necesita perderme para saber que quiere estar junto a mí.

Hoy he podido liberarme de lo que me hace daño, hoy por fin, he podido liberarme de ti.

 

 



     Compartir         Compartir