Ya me cansé de tu ausencia, ya me cansé de seguir a la perfección las reglas de tu juego al que llamas amor. No volveré a llorarte, pues no viviré más a la sombra de lo que prometiste y jamás cumpliste, y no cumplirás.

¿Sabes?, soy diferente en todos los sentidos, soy diferente a ti, pues jamás gozaré con el sufrimiento ajeno y mucho menos me aprovecharé de los sentimientos de quien me ama, y soy diferente a la que conociste, ya no soy esa chiquilla que movía su mundo por lograr que concordara con el tuyo, ya no voy a detener mi vida por nadie, y al decir nadie, te incluye a ti.

No voy a olvidarte, en primera por que no sé si se pueda, estoy consciente que cada persona que se llega a tu vida es por algo y hay que aprovechar todo bello instante que se presente, y definitivamente tú me llenaste de preciosos momentos, en segunda, no te olvido porque no quiero, tendré guardado en el lugar más bonito de mi corazón cada recuerdo construido contigo, me enseñaste tanto, que conservaré por siempre lo bueno y aprendí, créeme que aprendí bastante de lo “malo” o no tan bueno que me diste.

soledad

No voy a olvidarte, pero tampoco vivirás en mi mente a cada instante, no quiero que la sombra de tu recuerdo me persiga y no me deje ver mi verdadera felicidad aunque la tenga en frente, sé que serás de esas experiencias que después de un tiempo considerable, podré contar con una bella sonrisa, serás alguien especial en mi vida pero no serás alguien insuperable ni determinante.

Soy de la creencia que hasta de los errores se aprende una bella lección, y tú fuiste mi  más bello y preciado error, solo quiero pedirte un favor, por salud emocional de ambos deja de decir que eres el amo de mi vida, comprende por favor que como dije, eres mi más hermoso error, y de los errores se aprende, no eres el amor de mi vida, eres una gran lección bien aprendida.

Cierto es que aún me dueles, y me duele mucho tu ausencia, y es cierto también que aun añoro tu presencia, que quisiera que llegaras de nuevo y me dijeras con un beso que no volverás a irte, pero también es cierto que ya no sé si quiero que te quedes. No cambiará nada de lo que paso, eres y serás por siempre un hermoso recuerdo.

Al final del día, no eres ya mi amor, eres solo una gran lección.

 



     Compartir         Compartir