La vida no es perfecta, nada puede ser eterno, todo cambia, así es como es esto,  hay días malos pero sobre todo hay días buenos, hay dolores, angustias y sin sabores. Pero siempre hay un  mañana y te aseguro que el sol nunca deja de salir

Es verdad que las caídas duelen, que hasta los huesos cala cuando algo falla, que en la vida hay tristezas que se clavan  como una espada  que atraviesa el cuerpo, pero debemos entender que la vida es un  riesgo que hay que correr, que se trata de un juego en donde se puede  ganar o perder.

vive

Debemos entender que este es el momento perfecto, que es el tiempo exacto para actuar, para perder el miedo, es aquí y ahora el lugar correcto, el momento indicado

Así que no lo pienses más, deja correr la sangre libre por tus venas, vive intensamente, ríe fuerte, deja el rencor, defiende tus pensamientos, abre los ojos y aprecia la belleza de la vida, vive intensamente y deja vivir a los demás.

 

Haz lo que quieras hoy para que no te arrepientas mañana.

 

Piensa que la vida es un placer aunque a veces sangre el alma, no puedes correr ni desaparecer, hay que asumir la vida, caminar con la espalda erguida, con la mirada alta, con sonrisas, sin apatía.

 

 Deja de disculparte por tus decisiones, admite tus errores y sigue,  mira que sobran los motivos para sonreír, que tenemos  mil razones para vivir.

No te arrepientas ni siquiera de  tus pecados, que bastante trabajo te ha costado cometerlos, como para malbaratarlos en arrepentimientos vanos.

pecados

¡Anda! Ve, enamórate, ríe hasta que el abdomen duela, ama, despéinate, brinca, baila, canta, como si no hubiera un mañana…  deja que la felicidad te encuentre y no te arrepientas de nada

Así que sal, vive, ríe, equivócate …y sin más  preámbulos vive.

 

 

 



     Compartir         Compartir