Hoy acabo de entender lo que en ocasiones el amor me impide ver:

No soy mujer para ti…

Porque yo me entrego.

Porque sueño.

Porque todos los días busco la manera de hacerte sonreír.

Porque confío en ti.

Hoy sé que no soy mujer para ti…

Porque quiero oír tu voz.

Porque estás en un lugar único en mi corazón.

Y mi cama sólo tiene espacio para ti.

Porque cuando escribo, la mayoría de las veces me inspiras tú.

 

Hoy sé que no soy mujer para ti…

Porque he desarrollado paciencia aun cuando se presentan situaciones difíciles.

Porque he aprendido a calmar mi furia.

Porque he dejado atrás cosas que me dañan.

Porque extraño todo de ti.

 

Hoy sé que no soy mujer para ti…

Porque este amor me ha hecho decidir cosas que antes no podía solucionar.

Porque siento cómo mi piel se enchina cuando me dices alguna palabra hermosa.

Porque cuento los días para poder verte.

Porque visualizo estar entre tus brazos.

Y porque me da terror perderte.

 

Hoy sé que no soy mujer para ti…

porque si lo fuera: ¡estarías aquí!

 

Laura Saut.



     Compartir         Compartir