Dí o que quieras a mis espaldas y puedes enojarte a pesar de yo no haberte hecho nada. Creo que no me importa en lo más mínimo lo que digas y opines de mí porque no vivo por ti, ni siquiera pierdo algo porque no te caiga bien. Aunque debo aceptar que en un principio no entendía porque me aborrecías tanto si yo no te hice nunca nada, pero al final de cuentas solo fue la envidia la que consumió tus huesos y tu cerebro para no dejarte pensar ni razonar en lo que estaba pasando. Pero también debo confesarte que no me preocupe por no caerte bien o porque se te notará en la mirada que no podías estar a mi lado por algunos minutos porque por dentro hervías y te quemabas con el fuego de la envidia.

No puedes verme triunfar, no puedes verme hacer algo bueno porque no lo soportas y de inmediato quieres arruinarlo, hacer algo para que yo caiga y ya no pueda seguir adelante, para que no pueda seguir avanzando en una vida en la que tú no perteneces, en una vida que es solo mía y no eres necesaria en ella para seguir viviéndola. Me tienes sin cuidado lo que pienses de mí y lo que hagas y digas cuando yo no estoy. Solo te pido que no te pongas enfrente y no vayas más allá para meterte conmigo y tratar de humillarme y arrastrarme contigo. No lo intentes porque podrás afectarte a ti misma; no te metas conmigo porque cuando llegues a hacerlo será el momento perfecto para sacar las garras y demostrarte de lo que estoy echa, demostrarte de lo que de verdad soy cuando alguien se mete conmigo y cuando alguien se pone en mi camino sin haber tenido motivos validos para hacerlo.

2

No puedo soportar al tipo de personas como tú a mi lado, de hecho entre mas lejos te encuentres de mí será mejor para ambas porque tendremos tranquilidad sin tener que estar compartiendo espacio y ni siquiera el aire que respiramos.

La verdad cuando te conocí no tuve ninguna idea de ti, no vi tu existencia y no me importaba, pero sin darme cuenta ni entender tus motivos ahora te encuentras aquí odiando lo que soy sin haber hecho nada. Pero la que sale perdiendo aquí es la persona que se ciega por la envidia y por querer derribar lo que los demás están logrando, querer desechar y denigrar el trabajo de los demás para poder sentirse mejor con ellos mismos, pero la verdad no importa porque al final son esas las personas las que se pudren solas, las que reciben su merecido por sus propios méritos y no tenemos que andar buscando sacar venganza o seguir en el mismo juego de envidia y egoísmo. No necesito mover un solo dedo para que puedas tener lo que te mereces y no necesito preocuparme por lo que hagas o dejes de hacer porque no importa que hables de mí, yo me haré notar con lo que soy de verdad.



     Compartir         Compartir