No soy una mujer fría, sin la capacidad de sentir, sin la capacidad de empatizar y ponerme también en los zapatos del otro, simplemente soy una mujer a la que han herido incontables veces, que ha sufrido decepcionas por montones, y en la última batalla la herida fue casi mortal, mientras más se ama a alguien más capacidad tiene este de hacerte daño, mientras más cerca están de tu corazón, es más certera la puñalada en ese órgano vital.

Nadie puede entender lo que siente otra persona, al menos nadie puede saberlo todo con exactitud, sé que muchas personas me tachan de mala persona, solo porque me sonríen y no lo hago yo de vuelta, pero es que tampoco soy una persona hipócrita, simplemente desde un tiempo mi corazón ha dejado de sonreír, y no quiero devolver una sonrisa igual de vacía que la que algunas personas me dedican de vez en cuando, solo parecer socialmente aceptable, me reconforta más ser sincera conmigo misma.

Me alaga que te hayas fijado en mí, pero en este momento estoy envuelta en una coraza que me protegerá el tiempo que sea necesario para sanar, puedes ir con alguien más que esté lista para entregarse por completo, o puedes esperar hasta que sane, haz lo que creas más correcto para ti, no puedo prometerte nada de momento, solo puedo ofrecerte mi sinceridad, pero durante un tiempo estaré a la expectativa de lo que hagas, atenta a tus movimientos a tus palabras y lo coherencia que hay en ti entre lo que dices, lo que piensas, tus ideales y tus acciones.

Quizás en el fondo de mi ser he optado también por esta actitud fría para distanciar a las personas de mí, porque sé que lo que puedo ofrecer en este momento a alguien que me quiera amar es algo pobre, pero también puedo serte sincera y decirte que cuando se trata de amar me entrego hasta los huesos, aunque eso implique que puedan regresarme el corazón incompleto como lo hicieron esta última vez.

Como puedes ver soy una persona sincera, y eso de momento es lo que te puedo ofrecer, si crees o no que vale la pena esperar por mi esa es una decisión que solo tú puedes tomar, como dije antes no puedo decirte una fecha específica en la que vaya a sanar, solo puedo asegurarte que si tienes paciencia y me acompañas, cuando esté lista, podré entregarme por completo a ti, inundada en la felicidad que todo amor debe tener, y sabrás lo que es tener a una mujer de verdad, y entenderás que la espera ha valido la pena.

 

Como dije: no soy mala, ni tengo el corazón de piedra, tampoco estoy hecha de hielo, solo me muestro distante por precaución y el tiempo necesario para sanar mi corazón.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir