Lamento no poder formar parte de tu plan, no entrar en el molde de la mujer ideal, lamento no ser la chica de tus sueños, la dama perfecta que quiere tu mamá.

Aunque para ser verdad, debo ser franca y aceptar que fingir no se me da, pues la realidad es que no lo lamento, me gusta ser quien soy, me gusta  mi personalidad.

Cuantas veces escuche la misma historia sobre el amor, esa en la que seguimos el mismo camino los dos, las mismas ideas, una sola decisión, que equivocado concepto diría yo.

la mujer de mi vida

Déjame decirte que no tengo la mínima  intencion de cumplir con tus requerimientos, tengo mis propios planes, mis propios proyectos.

Perdona que te desilusione, que no sea la chica que puede conformarse, pero es que me enseñaron a defender mi esencia, a ser responsable de mis decisiones, a no debilitarme por los complejos.

Tienes que saber que no soy de las que tienen miedo, de las que se saben callar, no tengo empacho en ser quien soy, esta es mi manera de ser, mi forma de actuar, así, sincera, real.

 

Puedes ver que no me cuesta conseguir lo que quiero, que sé a la perfección, cual es mi rumbo, a donde quiero llegar, perdona, pero lo cierto es que no necesito de ti, ni de un príncipe que me venga a rescatar, la verdad es que no hay nada que me pare, que me imposibilite para lograr lo que quiero lograr.

mujer

Así que deja de intentar, no me vas a cambiar, resígnate a que nunca seré la mujer de tu vida, ni la mujer ideal, yo simplemente soy…

Soy la dueña de mis sueños, la dueña de mi vida.

 

 

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir