Ya no estás más a mi lado y aun no comprendo como fue que sucedió; cómo fue que terminamos de esta manera mientras tantas veces nos juramos amor eterno, mientras juramos que estaríamos juntos por siempre porque ambos pelearíamos para conseguir estar unidos por toda una eternidad, pero ahora estamos aquí tú sin mí y yo sin ti.

No sigues a mi lado y he tratado de comprender la razón, pero a lo único que puedo llegar es a preguntarme sobre el destino y como nuestro futuro se encuentra escrito o si en verdad ha sido escrito. Me he preguntado como fue que nos conocimos y como fue que pasmos tantos momentos juntos que marcaron nuestras vidas ¿fue el destino? o ¿fue solo un error?

Suponiendo que existe un destino, un camino ya escrito podemos decir que entonces si ya no sigues a mi lado porque no eras la persona correcta para mí a pesar de que en mi corazón y mi mente pensaba que eras tú la persona indicad, esa persona con la que quería vivir por el resto de mis días porque a pesar de que se presentaban personas en mi vida no podía ver a nadie más a mi lado más que a ti. Las cosas terminaron así y ya no hay vuelta atrás, solo queda seguir hacía adelante y dejar que el tiempo nos guíe y nos muestre las cosas que aún nos oculta, esas cosas que nos forman, esas experiencias que aún nos quedan a los dos y esperemos a que el tiempo sea quien coloque a nuestro lado a esa persona que sea la correcta para ambos.

He escuchado allá fuera la frase de dejar ir las cosas y si vuelven es porque siempre han sido para ti y sino es porque nunca lo fueron. Ahora lo hago yo, te dejo ir y esperaré a que el destino me dio si fuiste o no para mí. Pero mientras me quedaré con todos esos momentos que pase a tu lado, con todos esos momentos que nunca se irán de mi corazón porque son y han sido especiales. Puedes irte y buscar tu destino, buscar a la persona correcta caminando con paciencia y nunca perdiendo la ilusiones de poder encontrarla. Me duele dejarte ir pero no puedo retenerte, no puedo hacerte perder el tiempo estando a mi lado y tú lo sabes. Sabes que las cosas solamente pasaron sin que nos diéramos cuenta y sabes que lo mejor es esto, dejar que vayamos ambos por nuestro propio camino a pesar del dolor de la despedidas, a pesar de que recordemos en cada paso todas esas risas, todas esas caricias que un día nos marcaron la piel. Debemos recordar también el por qué estamos aquí, el por qué decidimos caminar solos y soltarnos la mano para poder buscar nuestro propio destino; debemos recordarlo aunque no nos guste hacerlo porque es lo único que nos podrá ayudar a seguir adelante y no mirar hacia atrás, es lo único que nos ayudará a impulsarnos y buscar un destino fuera de lo que un día vivimos juntos. te extrañaré si nunca vuelves a mi lado…



     Compartir         Compartir