No voy a negar que me ha ido muy bien hasta ahora, he vivido sin muchas complicaciones, sin muchos sobresaltos, y puedo concentrarme completamente en mí y mis necesidades, mis amigos ocupan una parte de mi agenda, pero hay momentos en los que me gustaría tener alguien especial en mi vida, en el sentido de que me haga sonreír con solo pensar en él.

Algunas veces he tenido oportunidades de salir con alguien en un plan de ser algo más que amigos, pero regularmente yo misma complico las cosas de tal forma que todos se desesperan y se van, todos, menos tú, debo decir que la firmeza y la constancia con la que me has buscado ha despertado cierto interés en mí, me gustan las personas que no se rinden fácilmente cuando buscan algo, más si es alguien que es “importante” para ellos.

Pero después pienso que al principio todos suelen dar lo mejor, suelen esforzarse más, suelen demostrar mucho más interés, y también pienso que para algunas personas el hecho de que las rechacen golpea directamente en su ego y eso las impulsa a aferrarse más a que les den un si, no por amor a la persona, sino por pura egolatría.

La verdad es que no he tenido muchas experiencias en el amor, pero las pocas que tuve fueron lo suficientemente desagradables como para no insistir más al respecto por un tiempo, aprendí a alejarme rápidamente de aquellos que mostraban esa clase de interés en mí, y puedo decir que la gran mayoría de ellos demostraron no valer la pena, porque poco tiempo después de haberles rechazado ya estaban detrás de otra chica.

Tú eres de los pocos que han insistido más, y para serte completamente sincera, si me gustaría enamorarme de alguien que valga la pena, no porque sienta que a mi vida le falte algo, no porque necesite “alguien que me haga feliz”, soy feliz en este preciso momento sin la necesidad de tener pareja, pero en el fondo de mi corazón me gustaría experimentar la sensación de estar perdidamente enamorada de alguien que valga la pena, de alguien que me ame tan fuerte y sinceramente como sé que soy capaz de amar yo.

No te ofendas, pero déjame pensarlo un poco más, porque ahora mismo tengo miedo de perder mi felicidad por buscar un amor.

Autor: Sunky



     Compartir         Compartir