“Quien te ama no huye de ti, escapa contigo.” “Diganle que me dolió hasta el alma pero que gracias.” “Diganle también que le doy las gracias porque me enseñó lo que jamás volveré a permitirle a alguien.” Robaste pedazos de mi vida para completar la tuya. Te daba vida y nadie me la devolvía; fui perdiéndome poco a poco en ti. Ahora que veo todo con otros ojos, estando fuera de la situación, puedo ver como mi falta de amor propio permitía que una persona sin amor propio me pisoteara. Yo lo permití. Tu amabas a el hombre que veías en el reflejo de mis ojos y yo amaba lo que sentía al tratar de arreglar a un hombre perdido y me satisfacía complacerte. Todos merecemos respeto y sinceridad. No quería aceptar que la cobardía y falta de valor no te permitirían hablarme y decirme las cosas como eran, sin fantasías ni tapujos. Hasta el último mensaje fue disfrazado. Tal vez querías tener tacto y hacerme sufrir menos. No escuchabas cuando te pedía solo sinceridad, aunque doliera. Yo admiro tanto el valor que tiene una persona de aceptar que está mal y de pedir perdón. Finalmente, sacaste un poco de valor e intentaste ser sincero.

Para amar se necesita uno, puedo hablar por mi como dije antes, mi amor fue genuino, tanto que no me daba cuenta de que me tenía que amar más y reconocer lo que merezco y lo que no debo permitir de otro ser humano.El amor real no es un amor incondicional que no es recíproco. El amor real no es ciego, tiene visión. El amor escucha, se sacrifica, se construye, se demuestra con respeto. El amor incondicional a través de manipulación no es amor real. Se dice que uno no selecciona a quien ama…que eso es tarea del corazón y hace sentido.

A veces no entendemos porqué nos enamoramos de alguien pero sí podemos seleccionar cómo lo amamos y cómo queremos ser amados. Todo en la vida es una etapa llena de lecciones y está en nosotros el aprender de ellas y echar en nuestra mochila de vida lo que aprendimos o ignorar lo que la vida nos regala. Conoceré un poco más de cerca a la felicidad luego de conocer tanta tristeza y sufrimiento. Conoceré mejor la paz luego de conocer tan de cerca la ansiedad e incertidumbre. Conoceré el valor y amor propio luego de haberme entregado por completo sin haber recibido a cambio lo que merecía. Te perdono aunque no te hayas disculpado, por mi…y aunque duele que me hayas hecho pasar por todo ese sufrimiento y que decidas no ser feliz (según mi percepción), te agradezco por darme una oportunidad para yo poder serlo junto a alguien que me valore, me ame y que se sienta orgulloso a cada segundo, de la mujer que camina a su lado en esta travesía llamada vida. Yo espero que hayas aprendido a no hacer pasar a una persona por tanto sufrimiento a causa de tu egoísmo y que no utilices a tu favor algo que sepas que le duele a esa persona y la hagas vivirlo una y otra vez. Yo espero que sea lo que sea que hagas con tu vida, aprendas de las lecciones y puedas ser feliz y tener paz. Nadie puede sacar a nadie, de donde nadie quiere salir. Todos necesitamos un abrazo al despertar y uno antes de dormir…



     Compartir         Compartir