Soy terca, aguerrida, de las que no teme a los cambios, de hecho casi siempre los provoca, pues estar inmóvil no es lo mío, siempre va en busca de más… más riesgo, más pasión, las logros, más todo, lo que en repetidas ocasiones me hace sentir terriblemente frustrada y mis rabietas no se hacen esperar.

Estoy muy lejos de ser la mujer perfecta, pero so soy, una mujer que quiere a su lado a un hombre igual de imperfecto, a un hombre real, los cuentos de hadas en donde vendrá el caballero por mí, ya no me los creo, sin embargo, sé perfectamente lo que puedo dar y por eso se lo que puedo pedir.

lovetrip

Cierto es que todos tenemos expectativas, pero a la larga, en realidad demasiado pronto, te das cuenta que no es lo que requieres para ti, que cuando consigues ese amor con características prefabricadas, la relación tiene un sabor a caja de cereal, es un amor falso, no lo disfrutas, simplemente te aburre.

Entonces, primero me di el tiempo de conocerme a mí, si no se a la perfección quién soy, no puedo decir a ciencia cierta qué es lo que quiero, entonces una vez cumplido ese paso, quiero un hombre de verdad a mi lado, un hombre con iniciativa, que no siempre esté dispuesto a cumplir mis caprichos, digo, los detalles son necesarios pero que me deje elegir siempre a mí las citas, llega a cansar, no importa si es una bella cena o solo un perro caliente de camino, da igual si nos sentamos a ver carros pasar o decidimos comprar los tickets que nos saquen de lo citadino por unos días, amo la espontaneidad, quiero que me sorprenda y que se deje sorprender.

Quiero un hombre normal con miedos, pero que uno de ellos no sea mostrar lo que siente, no quiero tener que aprender y esforzarme todos los días por leer entre líneas, yo me aseguraré de ser completamente clara con él, y en ese aspecto de verdad quiero que sea igual.

Quiero un hombre que sea entregado, pasional, que le guste tomar la iniciativa también cuando estamos en la cama, y del mismo modo quiero uno que no todo en su cabeza sea pasar el tiempo ahí, no quiero que se ofenda si de repente digo no.

Quiero un hombre que no cree en mí una fuerte dependencia, es decir, no quiero que me corte las alas y lo haga todo por mí, quiero un hombre que se haga extrañar sin hacerme sentir abandonada, en pocas palabras, quiero un hombre total y entero, que no me necesite para estar completo.

love

Por mi parte, puedo decir que no pido más de lo que sé que yo voy a dar, cuando una se enamora, está dispuesta a dar sin esperar recibir, sin embargo, me case de tanta migaja, por eso desde el principio estoy pidiendo lo justo lo que merezco lo que mismo que quiero para mi es lo que ofrezco a cambio.

Me siento lista entonces para de verdad comprar ese boleto del amor que me suba al tren de la felicidad. Estoy lista para recibir a ese hombre de verdad que eleve mis expectativas y juntos comencemos a amar de verdad.



     Compartir         Compartir