Siempre estás aquí, pegadito, pegadito a mí, eres lo primero cuando mi cabeza despierta, a veces apareces entre la noche vagando en mis sueños, y eres siempre el último pensamiento que dedico antes de ir a dormir, no desaprovechas un momento libre de mi cabeza para entrar ahí,  ocupar mis pensamientos, y  ¿sabes? me gusta.

amor real

Soy una persona soñadora y entusiasta, pues me encanta imaginar miles de posibles historias que podrían pasarnos, pienso mil formas en las que podríamos llevar nuestra vida  juntos, o separados pero siempre de la mano. Soy de esas, que están seguras de lo que quieren, sé que te quiero en mi vida, pero no estoy segura por cuanto tiempo, sé que no quiero un amor para siempre, si  resulta que no es sincero.

Sí, soy soñadora y entusiasta, pero realista, pues segura estoy, que no vendrás a buscarme en un fuerte corcel negro, con tu brillante espada, siempre lista para defenderme de toda adversidad, no quiero cuentos, quiero que contemos con un amor real.

Quiero un amor invencible, pero no como de súper héroe,  un amor que pese a adversidades, sepa enfrentarlas y no de la vuelta esperando la magia de la hada que arregle la situación, que saboreé las dichas y que disfrute los descontentos, que pese a lo rudo que parezca la guerra, se tire al ruedo aun sabiendo que los dos saldremos heridos, pues del mismo modo los dos arreglaremos los daños.

Quiero tener conmigo al más valiente de todos, que no tema  contarme sus miedos y dividir la carga. No necesito que piense en mí todo el tiempo, pero que sí que cuando estemos juntos solo seamos dos. Quiero a alguien que sepa ser feliz en soledad para que no me tenga de pretexto anti aburrimiento, alguien con sed de vida, con hambre de triunfo, que sepa superarse y me aliente a hacerlo, no quiero vallas que brincar, ni masas que obligar al movimiento.

juntos

Sé que te quiero en mi vida, ahora dime tú si me quieres en la tuya, conmigo no tendrás a una princesa de cuento de hadas, contigo vivirá una delicada guerrera terrenal que querrá tus mimos y escalará contigo, hombro con hombro, la montaña de la vida que construiremos juntos.

Y entonces, ¿aceptas jugar conmigo, a dibujar juntos el mundo real?



     Compartir         Compartir