Me cansé del amor y de mantener la esperanza de encontrar a alguien que podrá demostrarme que el amor existe, que todos mis sueños e ilusiones que un día imaginé con alguien a quien amar y quien me amaría no estaban tan lejos de la realidad. Estoy cansada de esperar e intentar tomando siempre el fracaso y que ese el mismo fracaso que me ha hecho pensar que intentar encontrar el amor es tener que soportar el dolor gratis. Ya no quiero seguir intentando y darme cuenta que cada prueba, que cada intento fallido me lastima; ya no quiero sentir de nuevo las heridas que te dejas en el corazón cada vez que te enamoras, cada vez que entregas todo lo que eres a esa persona que esta a tu lado. Ya no quiero coleccionar cicatrices que son difíciles de borrar, al igual que esos recuerdos que no quieren dejarme escapar, que no me dejan dormir por las noches y que en la soledad me cubren de dolor y lagrimas.

Han sido ya muchas las heridas, han sido ya muchos los intentos y desilusiones, así que he tomado la decisión de no arriesgarme de nuevo intentando encontrar el amor verdadero. No quiero tomar de nuevo el riesgo y enamorarme sin tener buenos resultados por haberme enamorado de nuevo de la persona incorrecta.

Todas las personas de las que me he enamorado dan una cara que no es la suya, dicen palabras que nunca se cumplen y te engañan porque saben que ellos solo pueden jugar con lo que sienten. Lamentablemente es muy difícil poder encontrar a una persona que quiera enamorarse al mismo nivel que tú, que se tome las cosas en serio y que siempre piense en un futuro a tu lado y no en algo pasajero sabiendo que podría lastimarse pero que son tan egoístas que ahora ellos solo piensan en sí mismos y no les importa lastimar a la persona que se encuentra a su lado y que les ha entregado todo, que ha hecho hasta lo imposible por hacerlo feliz a pesar de no recibir lo mismo. No vale la pena tomar el riesgo sabiendo que por ahí solo se encuentran el tipo de personas que solo buscan una aventura y nada más, personas que le tienen miedo a lo verdadero, a lo eterno, a las responsabilidad y al compromiso. No vale la pena arriesgar el corazón para volver a perder el tiempo y al final volver a sentir que nada tiene sentido.

Lo mejor es poder seguir tu vida viviendo para ti mismo sin preocuparte de encontrar a alguien más para compartirla. Lo mejor es seguir adelante con tus propios pasos y con tu propio destino porque en ese destino solo estas tú, tus necesidades, tus metas y tus sueños, pero sobre todo en ese camino que construyas on tus propias manos podrás buscar la felicidad dejándote de preocupar por el dolor de un amor fallido y guardar tus fuerzas sin intentar encontrar la manera del olvidar a una persona que solo fue capaz de hacerte feliz por un par de días. Tomar el riesgo de vivir tu propia vida es lo único que vale la pena.



     Compartir         Compartir