Promesas. No quiero promesas de una persona que no es capaz de cumplirlas. No quiero palabras al viento que se desvanecen al soplar. No quiero esperanzas que alimenten ilusiones y al final las destruya sin darte cuenta. No quiero más príncipes que prometan castillos que no son capaces de construir.

No quiero príncipes que te prometan un reino donde tú y él reinarán por toda una eternidad. Estoy cansada de que nos impongan un amor como el de un cuento de hada, como el de esas historias que solo disney es capaz de contar. Estoy cansada que desde pequeñas nos hagan creer que existen los príncipes azules que te amarán a pesar de todo, a pesar de todos los villanos con los que se puedan topar. Es momento de que despertemos y dejemos de pensar en cuentos que nunca pasarán en la realidad, de esas historias ficticias que solo hacen que nuestros sueños crezcan y nos llenen el corazón de esperanzas vacías que solo lograrán dejar un hueco dentro del corazón.

Con el tiempo comprendí que el amor que nos pintan en las historias de Disney no son ciertas. Con el tiempo comprendes que el amor se hace y no se encuentra por arte de magia, que el amor se trabaja día con día para hacerlo crecer y no dejar que se seque nunca. Es difícil crecer y darte cuenta que el príncipe azul nunca llegará de la manera en que los sueños lo piensan. No es grato darte cuenta que el amor no es nada fácil de sobrellevar y que si no sabes tratarlo podrías cerrar tu corazón a las oportunidades sin darte cuenta.

Creo que me encuentro en la etapa de no querer saber nada más sobre el amor, nada sobre historias que sé que solo en mi cabeza están, que sé que nunca llegará ese hombre que tanto anhelo y con el que quiero pasar toda mi vida. Creo que estoy cansada de vivir las deserciones por este camino que me ha llevado a enamorarme varias veces, y que gracias a todas esas experiencias me he dado cuenta que el amor no es como lo pintan, que el amor no es de color de rosa y que el amor puede herirte como nadie ni nada podría hacerlo. Te das cuenta con el tiempo que no es fácil encontrar al amor de tu vida y durante el transcurso puedes perder las esperanzas poco a poco. Te das cuenta que no puedes detener al corazón, que no puedes ordenarle que no se enamoré y que no se entregue a alguien porque cuando menos lo piensas ya se entregó y no hay marcha atrás.

Lo único que sé es que no quiero que vuelvan a endulzar mi oido con palabras de amor que nunca serán cumplidas. No quiero un príncipe azul de cuentos sino que quiero un hombre de verdad, un hombre que sepa valorarme, un hombre que me ame y me lo demuestre día con día sin la necesidad de la promesa…

 



     Compartir         Compartir