Sé quien soy y sé quien quiero ser. También sé que mientras me mantenga a tu lado no podré llegar a ser esa persona quien quiero ser es por eso que mientras he estado a tu lado observando el poco valor que tengo en tu vida, me convenzo más de que lo mejor es partir; que lo mejor es decirle adiós a todas esas cosas que me están haciendo daño, pues sé que tú eres el problema y que lo único que puedo hacer es alejarme de ese problema que todos los días me mantiene con el corazón sensible y ya con varias cicatrices. Sé que me he tardado demasiado en decidirme y alejarme de ti, pero es que realmente te amaba, realmente fui sincera cada día y con cada una de mis palabras. No sé como llegué a esto, pero sé que el motivo eres tú y lo único que me queda es eliminarte de mi vida.

Estoy luchando contra la mujer que me dice que todo cambiará, que quizá algún día te darás cuenta y comenzarás a valorarme porque hay amor dentro de ti. Estoy luchando por callar todas esas voces que me dicen que quizá estoy exagerando y que quizá todo esto es una enseñanza que me servirá para comprenderte mejor y saber tratarte; saber estar en tu vida. Creo que ha pasado mucho tiempo porque no era capaz de decirte todo lo que siento dentro de mí y todo lo que me transmites cuando estas a mi lado. No quería darme cuenta, ahora lo sé, pero también sé que he perdido demasiado tiempo con una persona que jamás me valoró y que solo me dibujo un mundo hermoso a su lado para mantenerme ahí, aún no sé con que fin, pero mantenerme a su lado sin importarle todas las heridas que sacaba en mi interior, sin importarle el tiempo que me llevaría sobre llevar y olvidar todo eso cuando ya no estuviera en mi vida.

Ya no importa el pasado porque ha quedado detrás de mi vida. Lo único que me importa es lo que vendrá y todas las cosas que haré porque ya no estés a mi lado. Te amé, y te amé con todo mi cuerpo, mis huesos, mi corazón y mi alma, pero ahora ese amor se va agotando y con el tiempo fue perdiendo su fuerza permitiéndome poco a poco visualizar mejor lo que estaba pasando a mi alrededor mientras tú seguías aquí. No quería darme cuenta que me estabas haciendo de daño a pesar de que te demostraba lo importante que eras para mí. Ahora me siento como una tonta, como una ingenua que se tragaba cualquier historia, cualquier palabra sacada de la letra de alguna canción romántica. Fui una tonta, pero este es el momento perfecto para enderezar mi camino y poder recuperar todo el tiempo perdido; todo ese tiempo que deje ir como agua entre los dedos. No me di cuenta cuando el daño ya estaba hecho, pero ahora que puedo verlo no me queda más que alejarme lo más pronto de ti.



     Compartir         Compartir